La devoción y cultura afloraron en el municipio de La Paz, en el departamento de Carazo, en el inicio de las celebraciones en honor a la Virgen María en la advocación de la Señora de la Paz, la cual movilizó a cientos de creyentes del municipio y sectores aledaños, quienes participaron de la eucaristía presidida por Su Eminencia el Cardenal Leopoldo Brenes.

Durante la celebración religiosa, Brenes consagró a jóvenes del municipio en sacramento de la confirmación, permitiéndoles de esta manera cumplir con los mandatos de la Ley de Dios y asumir un mayor compromiso para con la Santa Iglesia Católica, la cual insta a la feligresía a ser cada día mejores cristianos y siervos de Jesucristo.

“Con el sacramento de la confirmación estamos reafirmando nuestra fe, ya que durante un proceso de formación nuestros catequistas nos enseñan a seguir los pasos de Jesús, siendo buenos cristianos y llevando la palabra de salvación a nuestras comunidades y familias” manifestó Nayelis Rivas.

“La confirmación es un paso más para alcanzar la cercanía con Dios, recordemos que la presencia del Padre Celestial en nuestras vidas es importante porque sin Él nada es posible. Hoy nuestro compromiso es ser cada día mejores cristianos, evangelizar y tener presente en cada una de nuestras acciones el ejemplo de Jesucristo” afirmó Nixa Álvarez.

Por su parte, el Cardenal Brenes al momento de compartir con la feligresía el mensaje del evangelio, recordó que el ejemplo de amor de la Madre Santísima debe estar presente en cada uno de nosotros, tomando en cuenta que su amor maternal le permitió amar de forma incondicional al Salvador del mundo.

“La Virgen María tiene un rostro de cercanía y de amor, el ejemplo de amor de ella debe estar en aquellos pueblos del mundo donde se viven situaciones de tensión y que causan dolor en los niños, las mujeres, los ancianos”, manifestó.

“María vivió la experiencia de la persecución, cuando se escondió de quienes querían asesinar al Niño Jesús y fue su intuición maternal la que la hizo actuar de esta manera y por ello hoy, al celebrarla, nos hace un llamado a ir desterrando la violencia de nuestras vidas, nuestra Madre y Señora de la Paz quiere vernos en un ambiente donde no hayan tensiones y donde aflore la unidad entre hermanos”, destacó.

Al finalizar la eucaristía, la imagen recorrió las calles del municipio, haciéndose acompañar de grupos de pequeños bailarines quienes danzaron el Güegüense y el baile de Chinegros, así mismo el estallido de pólvora llenó de holgorio a la celebración.