La celebración del Señor de Esquipulas, en el municipio de El Sauce, departamento de León, es una importante festividad religiosa que convoca a decenas de miles de devotos de Nicaragua y de la región centroamericana.

La festividad que se desarrolla en varios fines de semana también mueve la economía del pequeño poblado, donde artesanos, comerciantes y productores de los municipios cercanos se dan cita para ofrecer sus productos sin intermediarios.

Tan antigua como la misma celebración, decenas de productores de plantas utilizadas para la medicina natural llegan anualmente al Sauce para ofrecer sus productos naturales.

Giovanni Rayo, experto en medicina natural procedente de Estelí, comenta que la tradición de ofrecer plantas medicinales en la pequeña feria que se instala en el pueblo nació a partir de una promesa que hicieron sus abuelos al Señor de Esquipulas.

Desde entonces, explica, diferentes productores de plantas medicinales llegan a las fiestas de El Sauce y Achuapa para ofertar una extensa variedad de plantas con efectos medicinales.

Entre los productos que ofrecen destacan plantas como la manzanilla que se consume en té o se utiliza para preparar baños relajantes. También ofrecen productos alimenticios como la chía y la linaza, que se preparan en frescos y son ricos en vitaminas.

Otros productos naturales que se ofertan son la cola de caballo, para los riñones; la quina, para prevenir la caída del cabello y la fiebre; el hombre grande, que sirve para tratar el azúcar en la sangre y para los piquetes de víboras.

Rayo reconoce que el conocimiento que ellos poseen sobre la medicina natural lo han desarrollado de generación en generación. Además está seguro que los productos medicinales funcionan y son muy buenos para curar enfermedades.

Walter Castillo, otro productor de plantas medicinales radicado en Estelí que también visita el Sauce, dijo que la medicina natural es más barata que la medicina producida en laboratorios y tiene mejores efectos.

“Para mí son mejores estas plantas medicinales porque llegan más rápido y curan más rápido, eso está comprobado”, afirmó.

Oscar Quijada, un visitante panameño que se acercó al tramo de plantas medicinales para aprender más sobre el uso de las plantas para curar enfermedades, comentó que compró unas estaquitas de “hombre grande”, que se utiliza para aliviar las picaduras de víboras.

“Me han explicado para qué sirve, esto sirve para picadura de víboras, también llevo medicina para la caída del pelo y los riñones”, detalló.

“A nosotros mi papá nos daba esto en las montañas y esto es muy bueno porque de verdad cura”, aseguró.