Unos 10 civiles murieron y más de 40 resultaron heridos hoy tras un ataque de artillería pesada a la ciudad de Mariupol, en el sur de Donetsk, mientras el mando ucraniano y las milicias se culpan mutuamente.

Las estadísticas fueron divulgadas por el servicio de prensa del Ministerio de Interior de Ucrania, que junto con el Ejército controla esa urbe estratégica con puerto al mar de Azov.

Fuentes de la administración informaron de unos 20 heridos, que fueron evacuados en las ambulancias hacia los centros de salud.

El mando ucraniano dijo que las descargas de artillería hacia el sector este de la ciudad fueron realizadas por fuerzas contrarias a Kiev. Los proyectiles alcanzaron varias viviendas, comercios y mercados, según mostraron televisoras.

Contrariamente, el ministerio de Defensa de la proclamada República Popular de Donetsk (RPD) desmintió la información circulada por Kiev, al afirmar que el golpe a Mariupol procedió desde el poblado de Stary Krym (Viejo Crimea), contralado por las tropas ucranianas.

El subcomandante de uno de los cuerpos militares de la RPD Eduard Basurin declaró a la agencia Interfax que la artillería de las milicias no abrió fuego en esa dirección y que se trataba de otra provocación de la parte ucraniana.

Los cañonazos a barrios residenciales son una provocación de los militares ucranianos, sostuvo el portavoz de defensa de la RPD tras aclarar que las milicias no disponen de medios artilleros para disparar a esa distancia.

Agregó Basurin que el Ejército del Donbass mantiene sus posiciones defensivas en la localidad de Novoazovsk, unos 40 kilómetros de Mariupol.

La RPD oficialmente declaró en un comunicado a la agencia de noticias Donetsk que la versión de Kiev es totalmente una mentira y parte de la campaña de desinformación.

Representantes de la misión permanente de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) corroboraron que un grupo de observadores se trasladó hacia Mariupol para esclarecer los hechos.

El secretario de prensa de la misión especial de la OSCE Michael Bochurkiv confirmó vía telefónica a la agencia Ria Novosti que una patrulla partió de inmediato en esa dirección para recabar evidencias. La organización internacional mediadora aseguró que emitirá un reporte este mismo sábado.

De otro lado, el centro de información de la Guardia Nacional de Ucrania informó que las milicias rebeldes del Donbass tomaron el poblado de Krasni Partizan.

El vocero oficial Dmitri Tymchuk escribió en Facebook que la localidad fue tomada, pero la artillería ucraniana impidió que los milicianos avanzaran hacia Troitsk. Catalogó asimismo la situación en el Donbass en extremo tensa.

Krasni Partizan se encuentra en el camino entre Donetsk y Górlovka, y había sido tomado por tropas del ejército ucraniano y elementos del ultranacionalista Sector Derecho durante la ofensiva del verano, como parte de la fase activa de la operación de castigo que lanzó Kiev desde mediados de abril contra las regiones rebeldes del Donbass, incluida Lugansk.

En medio de un impase de las negociaciones para un arreglo del conflicto, el presidente Petro Poroshenko ordenó el pasado día 18 abrir fuego masivo contra las posiciones de las milicias, cuyos ataques indiscriminados a sectores residenciales multiplica a diario las víctimas civiles.

La ONU divulgó ayer nuevas estadísticas que dan cuenta de más de cinco mil muertos y casi 11 mil heridos como resultado del prolongado conflicto, entre las repúblicas insurgentes que no reconocen las nuevas autoridades ucranianas producto del golpe de Estado, en Kiev, en febrero de 2014.