En declaraciones al programa En vivo de Multinoticias Canal 4, Mayorga destacó que la economía nicaragüense ha venido evolucionando positivamente en los últimos cinco años y medio, a diferencia de períodos anteriores.

Pobreza en la mira del Gobierno

“La reducción de la extrema pobreza es una cosa deliberada, es un objetivo fundamental del Gobierno y solamente se puede lograr con políticas enfocadas precisamente a los sectores más vulnerables de la población”, añadió el experto en asuntos económicos.

Resaltó que en ese sentido, el Gobierno Sandinista ha adoptado un abanico de medidas, dirigidas al sector rural y a la ciudad, que incluyen desde ayuda para los niños, vacunas, alimentación de los más pequeños hasta programas como el Plan Techo y otros destinados a crear potencialidades en la población para sobrevivir por sus propios medios.

Entre esos programas mencionó a Usura Cero, Hambre Cero, y otros planes dirigidos a resolver problemas concretos de la población en distintas regiones del país, pero de acuerdo a las necesidades de cada comunidad.

Mayorga indicó que los resultados de la aplicación de estas políticas, programas y planes por parte del Gobierno, han sido efectivos porque el país estaba en 19 por ciento de extrema pobreza.

Dijo que esa cifra equivalía a que uno de cada cinco nicaragüenses vivía en extrema pobreza. “Ahora estamos abajo del 10 por ciento, las últimas cifras del FIDEG, dice que estamos abajo del nueve por ciento, eso quiere decir que ya no solamente se cortó a la mitad, sino que uno de cada diez nicaragüenses, vive en extrema pobreza, pasamos de dos a uno”, explicó.

La vida de la gente ha cambiado


Calificó como una situación “verdaderamente dramática” porque es evidente el cambio del estilo de vida y la calidad de la vida de la gente.  “Antes la gente estaba con un techo de plástico, ahora tiene un techo de zinc; esa es una diferencia fundamental. Antes esa gente andaba descalza, ahora anda con zapatos”, dijo. “Anda con su pie protegido”, recalcó.

Añadió que esa misma gente ubicada entre la pobreza comía quizás una vez o menos al día, ahora están comiendo dos veces al día, “dos golpecitos al día, más o menos regulares”.

“Los niños de estas familias están saliendo de las condiciones de desnutrición en que estaban antes, de las condiciones de desnutrición y la condición del hambre”, enfatizó.

El tema del hambre es un tema dramático en el mundo entero, recordó Mayorga y recordó que existe no solamente en el África y casi en todos los países de América Latina,” nos venía mordiendo a nosotros en Nicaragua tremendamente y una decisión fundamental que se tomó desde 2007 fue de que en Nicaragua no podría ser que hubiera hambre”, recordó el economista.

Las alternativas puestas en marcha, dijo, fueron cómo se aumentaba por un lado la producción de alimentos y cómo por el otro lado, se le daba a la gente la capacidad de comprar esos alimentos.

Extrema pobreza reducida a la mitad

“Entonces el éxito que se ha tenido en cortar la extrema pobreza ya debajo de la mitad, significa que vamos a seguir avanzando y de que al final de este segundo período del presidente Daniel Ortega vamos a tener una desaparición (de la extrema pobreza) para efectos prácticos”, resaltó.

Indicó no obstante, que siempre habrá problemas porque hay personas que viven en extrema pobreza en lugares muy apartados, muy remotos, donde es difícil llegar a resolver los problemas.

Por otro lado, recordó que “hay personas que no logran salir del hoyo, porque no solamente se trata de lo que el gobierno puede hacer por la gente, también se trata de lo que la gente puede hacer por sí misma, de cómo la gente se empodera, se adueña de su propio destino y comienza a luchar”.

“Siempre habrá un chingastito de personas que no logra enchufarse con esa dinámica que el gobierno pone en marcha”, se lamentó el doctor Mayorga.

Insistió en que para efectos prácticos Nicaragua está inserta en un proceso de desaparición de la pobreza extrema y estimó es un hecho que dentro de cinco años el país estará “cerca del cero absoluto en extrema pobreza”.

Tomará tiempo erradicarla


“La pobreza en general, es una cosa que tomará tiempo erradicarla y además tiene que ver mucho con las condiciones de vida, con la capacidad de producción, con la educación que es una cosa fundamental, para que las nuevas generaciones se equipen de habilidades, destrezas, de capacidad para conseguir mejores trabajos y para producir mayores ingresos”, añadió.

Advirtió que la pobreza no desaparece de la noche a la mañana, la pobreza baja gradualmente y es un tema que tomará fácilmente una generación, un asunto de 20 años, destacó.

No obstante, dijo que con los esfuerzos que se han hecho la calidad de la vida de la gente ha mejorado notablemente y puso como ejemplo la electricidad que hoy llega a más hogares en los sectores rurales.

La electrificación rural en Nicaragua es un programa ejemplar que ha sido reconocido a nivel mundial, expresó.