El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, responsabilizó la tarde de este viernes a los expresidentes de Chile, Sebastián Piñera; Colombia, Andrés Pastrana y México, Felipe Calderón de un posible derramamiento de sangre en el país, si la derecha llega a activar un golpe de Estado en el país.

El señalamiento lo efectuó tras conocerse que han sido invitados a Venezuela por sectores de la derecha, para que participen en un foro organizado por dirigentes opositores a realizarse el próximo lunes en Caracas.

“Le están dando el aval a un grupo de locos y de locas y si en Venezuela llegara ocurrir eventos graves de un golpe de estado quedarían ustedes manchados de sangre por siempre por apoyar a estos terroristas”, dijo el jefe de Estado.

Durante su participación en la Marcha de los Invictos en la ciudad capital, para conmemorar el 23 de enero, denunció que a estos tres expresidentes les están pagando con dinero del narcotráfico colombiano.

Refirió que los miembros principales de este sector de derecha desconocen el gobierno que él preside constitucionalmente, así como las instituciones del Estado y están llamando al derrocamiento.

MANIOBRA PELIGROSA

“Yo se que todo lo hacen como una maniobra, pero es bien peligrosa y así lo alerto”, advirtió.

El Mandatario Nacional precisó que con esto también se pretende sabotear la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), a desarrollarse el próximo miércoles 28 y jueves 29 de enero en Costa Rica, donde participará para llevar llevar la voz del pueblo de Venezuela.

“Por eso están planificando el foro, para sabotear la opinión pública”, dijo el Presidente venezolano.

“Le están dando el aval a un grupo de locos y de locas y si en Venezuela llegara ocurrir eventos graves de un golpe de estado quedarían ustedes manchados de sangre por siempre por apoyar a estos terroristas”, enfatizó.

Recordó que el gobierno de Piñera privatizó toda la educación en Chile y reprimió a los indios Mapuche que solo lucharon por su derecho a la tierra.

Por su parte, Calderón dejó un México prendido en llamas y fue un presidente vinculado a grupos mafiosos.

El jefe de Estado advirtió que si en Venezuela llegara a instalarse la oligarquía en el poder, ellos tomarían las mismas medidas contra el pueblo, tal como ha ocurrido en los países donde han gobernado.

“Piñera, Calderón y Pastrana, aquí está el pueblo de Venezuela que se encargará de derrotar a los grupos de extrema derecha que ustedes apoyan”, puntualizó Maduro.