Las calles de la gran sultana poco a poco vienen recibiendo mejoras, pues como parte de los distintos programas y proyectos que ejecuta el gobierno sandinista, a través de las Alcaldías del Poder Ciudadanos, el polvo, lodo e incomodidades que puede provocar las calles de tierras están pasando a la historia con la construcción de andenes y adoquinadas en barrios, donde los habitantes solo tenían el sueño en sus mentes.

En esta ocasión, en el barrio Julián Quintana de la ciudad de Granada, se inauguró 180 metros lineales de adoquinada y 645 metros del proyecto de instalación de tubería de aguas negras, beneficiando a 750 protagonista.

La inauguración se efectuó la tarde del jueves 22 de enero, contando con la asistencia de autoridades del gobierno local, representada por el Vice alcalde de Granada, compañero Arturo Correa, y pobladores beneficiados.

La señora Rosa Sánchez, habitante del sector, dijo que desde los años 90 que llegó a vivir a ese barrio, esperó siempre la ejecución de ese proyecto, porque antes, “era horrible el charco” que se formaba cuando llovía, por lo que ahora se siente alegre e invita a sus vecino a mantener limpio el sector.

“Teníamos que salir con el lodo en el ojo del pie cuando llovía, era horrible, o salir con los zapatos en la manos si era posible, y ahora estamos feliz”, expresó la señora Socorro Estrada, quien aseguró que ya tiene más de veinte años de vivir en ese barrio.

Por su parte la señora Pamela Aguirre, aseguró que para lograr el adoquinado en su barrio tuvieron que luchar mucho por varios años, sin embargo, ahora se siente muy contentos al ver su sueño hecho realidad” con el apoyo del gobierno sandinista y de la misma comunidad organizada que también colaboró para la ejecución de estos proyectos.

“Si hoy los hermanos Quintana (Julián y Francisco), estuvieran, estarían contentos, porque ese eran también sus sueños, y para ver diferente a su pueblo, se fueron (a luchar) y cayeron en combate”, recordó Aguirre.

Los Hermanos Julián y Francisco Quintana, son considerados mártires populares por su aporte a la liberación del pueblo nicaragüense. Francisco cayó combatiendo en el servicio militar y Julián pertenecía al batallón 8011 y, por lo que como homenaje a su valentía la calle donde él vivió hoy lleva su nombre.