Con el objetivo de continuar disminuyendo la violencia intrafamiliar y fortalecer los valores y principios de convivencia, las unidades móviles de las Consejerías Familiares y Comunitarias realizaron este jueves una visita por diferentes barrios costeros de Managua.

El Ministerio de la Familia, Adolescencia y Niñez (MIFAN), y las Comisarías de la Mujer de la Policía Nacional, han articulado esfuerzos para llevar hasta cada uno de estos lugares de la capital, la asistencia técnica necesaria para fomentar una cultura de paz y unidad entre las familias nicaragüenses.

La consejera familiar, compañera Erika Salinas, explicó que lo más importante es que se dispone de este recurso (móvil) hasta las localidades donde habitan las familias, de modo que puedan resolver sus conflictos, mediar, y no tener que recurrir necesariamente hasta un juzgado.

“Les damos consejos de cómo sobrellevar este tema, cómo abordarlo y no llegar a discusiones. Se les da tratamiento psicológico, todo esto con el fin de prevenir la violencia”, refirió.

Sostuvo que en este sentido, el Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo apunta al fortalecimiento de los valores de la familia y la prevención de la violencia intrafamiliar.

“Muchas veces no es necesario llegar al juzgado, ni a las oficinas, sino que hablando, y poniéndose de acuerdo, se pueden resolver los problemas de una manera civilizada”, expuso.

Explicó que estas Consejerías Familiares Móviles atienden aquellos casos que son considerados faltas y no delitos propiamente, por lo que se pueden resolver a través de la mediación, ahorrando tiempo y trámites excesivos.

“Nosotros estamos para ayudar a las familias, para que haya una unión, una estabilidad. Si tienen un problema de pensión alimenticia, si alguien tiene problema con un vecino o un hermano, o si hay discusiones en el hogar, nosotros apoyamos en esto”, anotó.

El compañero Faustino Manzanares, poblador del Barrio Benedicto Valverde (distrito IV), refirió que al visitar este lugar las unidades móviles, han fomentado la importancia de conocer la Ley 779, para disminuir la violencia desde el hogar.

“Esto es positivo porque las leyes deben de conocerse, además de su aplicación. Se debe de promover la unidad entre las familias. Para mí esto es muy importante”, manifestó Manzanares.

De igual forma, Isidora Meza Molina, pobladora de este mismo barrio, indicó que las Consejerías Familiares “se han puesto las pilas, y han llevado un mensaje muy importante, como es la unidad familiar y la importancia de trabajar por la convivencia comunitaria”.