Los primeros minutos del partidos fueron muy igualados, aunque los locales generaron las ocasiones más claras de gol —el portero Malaféyev salvó a su equipo despejando un balón sobre la línea y un tanto de Eugen Polanski fue correctamente anulado por fuera de juego—, mientras que los de Dick Advocaat intentaban contener el balón y generaban peligro a través de contraataques.

Sin embargo, poco a poco Rusia se fue haciendo con la posesión del balón y acechando con más insistencia a la portería polaca. Así, a los 37 minutos Alán Dzagóyev aprovechó un gran centro de Andréi Arshavin desde un tiro libre y de cabeza puso en ventaja a su equipo marcando su tercer gol en el torneo.

El segundo tiempo comenzó con la misma tónica de los primeros 45 minutos: Rusia siguió controlando mejor el balón, pero esta vez fueron los rusos quienes no supieron aprovechar las oportunidades que tuvieron. Y los errores, en fútbol, se pagan caros: en el minuto 57 B?aszczykowski puso el 1–1 a través de un potente y bien colocado zurdazo desde el borde del área.

El último partido de la fase de grupos para Rusia será frente a Grecia, el 16 de junio en Varsovia, mientras que el mismo día Polonia se enfrentará a la República Checa en Breslavia. A los rusos les bastaría un empate para pasar a la siguiente ronda, mientras que Polonia deberá ganar a su rival para no quedar eliminada del torneo que organiza junto con Ucrania.