A 48 años de la Masacre del 22 de enero de 1967, el Comandante Edén Pastora aún recuerda aquel episodio sangriento protagonizado por un pelotón de la guardia somocista, y que dejó marcada la historia de nuestro pueblo.

Durante una entrevista, el Comandante Cero recordó que en aquella fecha, la llamada Avenida Roosevelt de la vieja Managua se vio manchada de sangre. “Corrió la sangre por las cunetas de Managua”.

Desde la Plaza de la República, la Guardia Somocista abrió fuego y disparó sus fusiles Garand contra manifestantes de la llamada Unión Nacional Opositora (ONU), muriendo entre 500 y 1500 personas (jamás se supo el dato preciso).

Desde la esquina del antiguo Banco Nacional de Nicaragua (BNN) de la vieja Managua, los pobladores y aliados de los partidos tradicionales de la época, se manifestaban en contra del régimen somocista.

“Yo estaba cumpliendo 29 años, y los manifestantes luchaban contra la asociación dinástica de la familia Somoza, una dictadura familiar espantosa, cruel y horrenda", indicó.

Pastora expuso que en aquel contexto, el Partido Conservador estaba dividido por una nueva burguesía encabezada por Fernando Agüero Rocha y una vieja oligarquía, encabezada por el doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal.

“Para mí fue el primer intento de una insurrección armada del pueblo de Nicaragua, en Managua. Se organizaron 13 grupos que iba a tomarse 13 avenidas de Managua. A mí me correspondía la Avenida Bolívar”, refirió.

Sin embargo, el Comandante Edén fue capturado por la G.N. en Los Manguitos, entrada de Managua, con el armamento que sería utilizado para esta insurrección.

“Se dio la concentración contra Anastasio Somoza Debayle, que pretendía una continuidad de la dictadura. Esa captura de Edén en Los Manguitos, hizo que se suspendiera el plan de insurreccionar estas 13 avenidas”, relató.

El Comandante Cero explicó que en aquel momento, la manifestación fue reprimida. La Guardia disparó contra los manifestantes que ya no querían más la continuidad de la dictadura de los somozas.

“No se sabe si los muertos fueron 500 o 1 mil 500, pero sí se sabe que los levantaron en camiones, y los bomberos lavaron la sangre que corría en las cunetas de Managua. Fue el primer intento serio de derrotar a la dictadura somocista”, expresó.

El Comandante Edén Pastora concluyó que para 1967 el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), acompañado de todo el pueblo nicaragüense, ya venía surgiendo como una verdadera propuesta de revolución social, política y económica, derrocando a la dictadura somocista en 1979.