Cuba expresó hoy profunda preocupación por la situación que enfrenta la sección de Intereses de La Habana en Washington, privada hace casi un año de servicios bancarios.

Esa oficina, como resultado del bloqueo estadounidense, está próxima a cumplir un año sin esos servicios, lo cual provoca graves daños a los servicios que debe prestar, afirmó un comunicado de la cancillería cubana.

El texto, divulgado al concluir la 28 ronda de conversaciones migratorias entre Cuba y Estados Unidos, realizada en el habanero Palacio de Convenciones, afirma que estas se desarrollaron en un ambiente constructivo.

La cita permitió evaluar diversos aspectos de las relaciones migratorias, incluyendo el cumplimiento de los acuerdos vigentes, la emisión de visas para emigrantes y visas temporales, indicó el texto.

Asimismo, prosiguió, se abordaron los resultados de las acciones emprendidas por ambas partes para enfrentar la emigración ilegal, el contrabando de personas y el fraude de documentos.

En el documento se reiteró la preocupación de la isla ante la persistencia de la Ley de Ajuste Cubano y la política de "pies secos-pies mojados" pues, considera que estas disposiciones continúan siendo el principal estímulo a la emigración ilegal de cubanos hacia Estados Unidos.

Expresó también satisfacción por la reciente realización de un encuentro técnico entre el Servicio de Guardacostas de Estados Unidos y las Tropas Guardafronteras cubanas para intercambiar medidas encaminadas a la implementación más eficaz de los acuerdos migratorios.

La delegación cubana reafirmó su disposición a mantener estas conversaciones.

Cuba y Estados Unidos efectúan conversaciones migratorias con frecuencia bianual desde 1995 para evaluar los acuerdos sobre el tema.

La delegación estadounidense estuvo encabezada por el subsecretario asistente para los Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Edward Alex Lee.

La directora general de Estados Unidos de la cancillería, Josefina Vidal, lo hizo por la parte cubana.