La UAF, será un ente descentralizado con autonomía funcional, técnica, administrativa y operativa, con personalidad jurídica, patrimonio propio, especializada en el análisis de información de carácter jurídico, financiera o contable dentro del sistema de lucha contra los ilícitos antes citados.

La UAF es una entidad receptora de información, por medio de reportes de operaciones sospechosas, de diversas fuentes sobre lavado de dinero, bienes y activos, provenientes de actividades ilícitas y financiamiento del terrorismo, con capacidad de analizarla, procesarla y determinar su esquema y origen. Estará integrada por personal especializado en las áreas de finanzas, legal y procesamiento de datos y equipamiento tecnológico acorde a sus necesidades.

La ley contempla la figura del “Sujeto Obligado” que son todas aquellas personas naturales o jurídicas, nacionales o extranjeras, públicas o privadas, sus casas matrices, sucursales, filiales, subsidiarias y oficinas de representación en el territorio nacional y cualquier otra persona de las señaladas en el Artículo 9.

Los sujetos obligados a informar a la UAF directamente, serán aquellas entidades supervisadas por la Superintendencia de Bancos y otras instituciones financieras; las cooperativas que manejan recursos financieros con sus asociados; las micro financieras supervisadas por la CONAMI; las casas de cambio de moneda extranjera; las casas de empeño y préstamos; las agencias que realizan operaciones de remesas y envío de encomiendas y los casinos, salas de juegos y similares.

Los 24 diputados de la bancada PLI-MRS votaron en contra de la iniciativa, mientras la representación de 63 legisladores del FSLN aprobó su creación, con el fin de complementar el trabajo que realizan la Policía Nacional y Ejército de Nicaragua en contra de aquellas estructuras del narcotráfico que han pretendido establecerse en el país.

Berrinche liberal sin sentido

El coordinador del FSLN en la Asamblea Nacional, diputado Edwin Castro aseguró que la UAF se crea como una necesidad ante la lucha contra el terrorismo y para que grupos de narcotraficantes internacionales no utilicen nuestro sistema financiero, como una “lavandería”.

Indicó que crear la UAF es parte de los requisitos establecidos por el Convenio Internacional del Sistema de Seguridad Democrático Centroamericano y el Grupo de Acción Financiera del Caribe (GAFIB).

Los legisladores de oposición en sus intervenciones señalaron no estar de acuerdo con la UAF, al considerar que Nicaragua no está preparada para su implementación, algo que Castro no está de acuerdo.

El legislador aclaró con ley en mano, que la UAF establece claramente quienes son los sujetos obligados a remitir información en caso que la entidad lo solicite, esto porque los legisladores opositores aducían que el FSLN estaba protegiendo a las cooperativas y financieras.

“Algunos decían aquí, ‘es que quieren ocultar a CARUNA y no quieren que la AUF los controle’, para esos que se rasgan vestiduras, vamos a dejar claro que como parte de los sujetos obligados, son todas las cooperativas financieras, porque no tenemos nada que ocultar”, dijo Castro.

Subrayó que indiscutiblemente Nicaragua es el país vanguardia en la lucha contra el crimen organizado, terrorismo y narcotráfico, por tanto requiere de la aprobación de la ley.

“Nicaragua es el país de Centroamérica que entre costo y beneficio, es una pared de contención al crimen organizado y lo que queremos es que está UAF contribuya a esa situación y como dice la ley va a contribuir aliada y en trabajo conjunto con las unidades operativas y especializadas de la Policía Nacional y Ejército de Nicaragua”, dijo Castro.

Por su parte el legislador Walmaro Gutiérrez, presidente de la Comisión de Presupuesto y Economía, entidad encargada del dictamen de la ley, confirmó que las sugerencias planteadas por el sector privado fueron tomadas en cuenta.

“Es completamente falso que al sector privado no se le escucharon las recomendaciones y propuestas que se le hicieron, ellos (representantes del COSEP) vinieron, comparecieron y absolutamente todos los temas que tenían que ver con el sector bancario financiero fueron acogidos en este dictamen”, dijo.

Lo único que no incluyeron en el dictamen, fue la propuesta de que la UAF estaría supeditada a las decisiones del sistema financiero, es decir que los  Bancos tenían que decir que información dar y cuando darla.

“En otras palabras que la UAF no pudiera solicitar información a los sujetos obligados a informar, sino que fuera el sector financiero o bancario quien decidiera a quien se le podía abrir o no una investigación o análisis de actividades que pudieran estar vinculadas al narcotráfico o crimen organizado, eso es completamente inaceptable”, concluyó Gutiérrez.