Este fin de semana entró a funcionar por primera vez en la historia una novedosa máquina extractora de aceite de coco en Laguna de Perlas, municipio de la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS).

Con la puesta en operación de esta maquinaria, el coco, un alimento tradicional del Caribe nicaragüense, se inserta a una fase productiva de nivel industrial, generando mayores fuentes de trabajo para las familias de esta zona.

El Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, a través del Ministerio de Economía Familiar, ha propiciado la instalación de esta moderna planta, la cual ha generado mayores expectativas en cuanto a la manufactura del aceite de coco.

El compañero Gregory Campbell, Delegado del Ministerio de Economía Familiar en la RAAS, explicó que un grupo de mujeres de la Asociación Black Farmers trabajará en la nueva planta.

El programa del Mefcca también comprende el establecimiento de 300 manzanas de coco, y antes de finalizar el 2015, las protagonistas caribeñas proyectan cerrar con unas 900 manzanas.

Grandes ventajas de la planta

Lo novedoso de la máquina instalada por el Ministerio de Economía Familiar es que la misma puede procesar de forma industrial 8 galones de aceite de coco por día, cuando con la forma artesanal las familias de Laguna de Perlas tan solo obtenían 1 galón.

Pero además, la planta permite obtener un aceite ‘extravirgen’ o en estado ‘puro’, recuperando las propiedades nutritivas que se perdían cuando las familias indígenas ponían a cocción el coco en la forma tradicional del proceso.

Campbell explica que la ventaja también apunta a que las familias ya no tienen que cocinar el coco en fogones con leña, dañándose su salud y dañando el medioambiente; sino que la planta lo procesa de una forma amigable con la naturaleza.

Una tradición del Caribe

Sharon Downs, una de las protagonistas de este programa, expresó que la máquina extractora de aceite de coco les ha venido a facilitar los procedimientos a todas las familias que por cientos de años se han dedicado por cultura a este trabajo.

"Antes nos levantábamos a las 5 de la mañana, y ya a las 10 de la mañana teníamos rayados unos 40 cocos, que equivalen a solo 1 galón de aceite. Era un proceso muy tardado. Con esta máquina, hacemos un galón en tan solo 15 minutos”, indicó.

Downs expuso que además que el nuevo sistema de trabajo les permite producir más rápido, también ha logrado que más mujeres de la Asociación Black Farmers puedan ingresar a este programa impulsado por el Gobierno Sandinista en Laguna de Perlas.

Las protagonistas de este programa productivo, destacaron que el aceite de coco es un alimento con altos nutrientes, un gran medicamento natural para mejorar el sistema digestivo, mantener sano el corazón, agiliza el metabolismo y también sirve para fabricar cosméticos y jabones de ricas fragancias.

La industrialización del coco

El compañero Oswaldo Morales, Alcalde de Laguna de Perlas, informó que este es apenas el inicio de la historia de la industrialización del coco en el Caribe nicaragüense, porque a través del Programa Nicaribe del Ministerio de Economía Familiar, se proyecta la instalación de unas 20 máquinas más antes que concluya el 2015.

“Queremos dar gracias al Presidente Daniel y la compañera Rosario por este gran apoyo. Me siento muy agradecido, porque se está contribuyendo al desarrollo de nuestras comunidades, nuestro pueblo indígena y afrodescendiente de Laguna de Perlas”, manifestó el edil.

El alcalde explicó que las familias de las Regiones Autónomas del Atlántico Sur y Norte por generaciones han cultivado y trabajado el coco porque es una planta que se adapta y resiste al cambio climático, de aquí que sea un alimento tradicional.

“Es resistente a bastantes lluvias y bastante sol, resiste a vientos de hasta 80 kilómetros por hora. Además que, según los técnicos, el aceite de coco es mucho mejor que el aceite de oliva. El aceite de coco es meramente orgánico, de calidad. Es mucho más superior, amigable a la salud humana”, destacó.

Podrán comercializar productos

Hilda Blandfords, otra de las protagonistas que trabaja en la nueva planta, sostuvo que lo importante es que el Ministerio de Economía Familiar no solamente ha instalado este nuevo sistema de nivel industrial, sino que también está capacitando a todas las mujeres involucradas para poder comercializar sus productos.

“Esperamos tener un mercado amplio, porque el aceite de coco es un producto alimenticio de primera clase, con muchos nutrientes. Nosotros no vamos a parar aquí, porque incluso más adelante pensamos trabajar con la industrialización de la fruta de pan y con la yuca”, señaló.

El compañero Isaacs Hebbert, quien actualmente trabaja en la finca donde se han establecido unas 300 manzanas de coco en Laguna de Perlas, aseguró que “lo importante es que el Gobierno del Presidente Daniel y la compañera Rosario están dando acompañamiento a las familias en el fortalecimiento del trabajo productivo propio de su cultura y sus raíces ancestrales”.