Las condiciones de pobreza de muchas familias de Managua a veces no les permite hacer mejoras o mantenimientos en sus viviendas, por lo que con el pasar del tiempo estas se van deteriorando lo que, en algunos casos, puede poner en riesgo la seguridad y salud de sus moradores.

Como respuesta a esta problemática el Instituto de la Vivienda Urbana y Rural (INVUR) desarrolla un programa de mejoramiento habitacional, el cual funciona desde el Modelo de Alianzas con los gobiernos locales y los mismos protagonistas.

Testigos del éxito de este programa son 10 familias del barrio Hialeah, en el Distrito I de Managua, quienes hoy cuentan con mejores condiciones de vida gracias a que se han amparado en esta iniciativa del gobierno para reparar techos, paredes o bien realizar anexos a sus casas.

El señor Franklin Reyes, habita una humilde vivienda en este barrio, y señala con orgullo el piso embaldosado y el techo debidamente emperlinado, que sustituyó al viejo techo de zinc y madera con el que se tenía que protegerse él y su familia hasta hace pocos días.

“Dicen que una vivienda buena es una vivienda digna y yo agradezco que no sólo yo he sido beneficiado porque hay muchas casas que ellos (el gobierno) vino a beneficiar; y sí el cambio (en mi familia) va a ser drástico, drástico para mejorar”, asegura Reyes, quien también expresa que las familias pobres de Nicaragua apoyan al Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, porque este sí se preocupa por resolver necesidades de los nicaragüenses más pobres.

No menos contenta se muestra Cita Rocha Espinoza. Esta señora gracias al INVUR construyó la pared trasera de su casa y los baños.

“Para mí es considerable el cambio, porque estaba expuesta a los ladrones. No podía dejar mi casa sola, pero ahora sí puedo salir”, expresa.

Ella tiene 57 años y vive junto a su marido de 75 años. Por la edad de ambos y sus limitados ingresos económicos difícilmente hubieran por si solos hacer estas mejoras en su vivienda.

“Una inversión yo ya no la puedo hacer, entonces me siento muy agradecida con el Gobierno”, afirma Rocha.

De acuerdo a la Presidenta del INVUR, Judith Silva, este es un buen ejemplo de responsabilidad compartida para garantizar tranquilidad y seguridad a las familias más pobres de Nicaragua.

Silva manifiesta que entre lunes 19 y martes 20 de enero son 60 las familias de los Distritos I, II, III, IV y V de Managua, a quienes oficialmente se les está haciendo entrega de sus viviendas reparadas.

Es importante señalar que las mejoras se hacen en dependencia de las necesidades o requerimientos que expresen las mismas familias protagonistas.