El modelo de diversificación de las fincas, impulsado por el Gobierno Sandinista a través del Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA) brinda resultados positivos que mejoran la calidad de vida de los productores del municipio de Masatepe. En este caso, Genaro Moya, propietario de la finca “La Esperanza”, ubicada en la comunidad El Higuerón, afirma que el modelo productivo le garantiza tener cosechas variadas durante todo el año.

Con un total de tres manzanas, Moya junto a su esposa e hijos, se dedica al cultivo de cítricos, maíz, frijoles y otros productos que le permiten desarrollar el modelo de auto sostenibilidad y el comercio de sus cosechas, logrando de esta manera salir adelante y garantizar el estudio y desarrollo de sus hijos.

“Gracias al apoyo del INTA, he trabajado en la elaboración de parcelas de validación, prácticas de recuentos, actualmente mi propiedad está siendo considerada como una futura Finca de Investigación e Innovación Tecnológica (FIIT), la parcela está totalmente diversificada y gracias a Dios contamos con muchos rubros, permitiéndome estar mejor capacitado y obteniendo mejores técnicas para trabajar la tierra”, manifestó.

“Los resultados han sido positivos, he logrado preparar a mis tres hijos, adquirir buenas cosechas, la diversificación de nuestra finca nos permite no carecer de alimentos, porque aún cuando la cosecha de granos básicos no es muy buena, tenemos la opción del cultivo de los cítricos, siempre tenemos alguna fuente de ingresos para la familia”, añadió.

La práctica amigable con el medio ambiente, la conservación de los recursos y la reutilización de los mismos, garantiza una excelente cosecha, tomado en cuenta que el uso de los abonos orgánicos elaborados por los mismos productores, permiten que los frutos sean de calidad, brindando al consumidor un producto sano y libre de químicos.

“Esta es una finca biológica, no usamos químicos, modelo que hemos inculcado a otros productores de la zona, tomando en cuenta que al no usar sustancias químicas estamos contribuyendo al cuido del medio ambiente, la salud de los consumidores. Desde nuestra finca elaboramos el bio fertilizante reforzado a base de Borox, Calcio y Magnesio, otro abono a base de estiércol, semolina, melaza y leche, así mismo trabajamos con la elaboración de aboneras, donde reciclamos los desechos orgánicos” destacó.

Asistencia técnica garantiza crecimiento de pequeños productores

El acompañamiento que a través del Inta han recibido los pequeños y medianos productores de Masatepe les ha permitido desarrollar nuevas técnicas en sus cultivos, a su vez, la implementación de las FIIT va a permitir que cada vez sea mayor la cantidad de productores capacitados en técnicas de cultivos amigable con la madre tierra.

“Estamos trabajando de manera dirigida en la investigación y transferencia de conocimientos a los protagonistas que van a estar al frente de las FIIT, a los compañeros de las escuelas de campo y a quienes forman parte del Sistema de Producción, Consumo y Comercio, las transferencias brindadas se basan en la metodología de Aprender- Haciendo” expresó Javier Rodríguez, Delegado del Inta en Masaya.

“En las fincas de la zona estamos desarrollando el modelo de agricultura sostenible, en las que se utilizan productos orgánicos, biológicos y dejando atrás el uso de productos convencionales en sus diferentes presentaciones. Los productores ahora manejan sus cultivos de manera más orgánica, amigable con el medio ambiente a través de abonos como el Lombri Humus y Bio Fertilizante Reforzado” afirmó.

De esta manera, los pequeños productores han logrado salir adelante, utilizando nuevos mecanismos de producción, los que están enfocados en alcanzar la calidad en las cosechas, poniendo en práctica los conocimientos adquiridos a través de las capacitaciones brindadas por los especialistas del Inta.