El trabajo social que realiza Cáritas de Nicaragua, pastoral humanitaria que promueve la Iglesia Católica fue reconocido por Cáritas Internacional, quien le hizo merecedor de un premio por el programa “Mujeres Cultivadoras de Desarrollo”.

El premio fue anunciado por Laura Sheehan, portavoz de Cáritas Internacional, quien brindó la noticia al presidente de Cáritas Nicaragua, Monseñor Carlos Enrique Herrera, Obispo de la Diócesis de Jinotega, y al Director, Padre Uriel Antonio Vallejos.

“Estamos muy contentas por todas estas personas que trabajan en el campo con este proyecto. Este premio internacional que Cáritas ha dado, les va a ayudar a las mujeres nicaragüenses a imponer su poder”, señaló Sheehan, al comentar que las mujeres campesinas también ayudan al desarrollo del país.

Agregó que Cáritas Internacional está muy impresionada por el trabajo que viene haciendo la Iglesia Católica con su pastoral social, la que viene apoyando a más de 450 mujeres de diversas comunidades rurales.

“Teníamos muchas candidatas para este premio, pero los jueces que estaban viendo este premio escogieron a Nicaragua, esperamos que continúen con todo este proyecto”, señaló Sheehan.

“Estamos alegres, muy contentos porque Cáritas Internacional ha puesto su mirada en Nicaragua, especialmente a los proyectos de Cáritas Nicaragua, para nosotros es un momento de responsabilidad y de poder continuar con más entusiasmo esa proyección al desarrollo de las mujeres campesinas”, mencionó Herrera, indicando que “Mujeres Cultivadoras de Desarrollo” persigue el desarrollo integral de la mujer.

El Padre Uriel Antonio Vallejos, Director de Cáritas Nicaragua, explicó que el programa premiado por Cáritas Internacional, es desarrollado en cada una de las diócesis del país “es un trabajo silencioso que hacen nuestros padres”.

“A muchas mujeres emprendedoras de desarrollo las ayudamos para que ellas puedan salir adelante. Ahorita tenemos a 455 mujeres en diferentes departamentos, específicamente el programa se desarrolla en Estelí, Matagalpa y Juigalpa”, dijo Vallejos, agregando que las beneficiarias reciben capacitaciones, un fondo efectivo, a fin que puedan utilizarlos en huertos y posteriormente puedan vender sus frutas y hortalizas. El premio consiste en un montó en efectivo que será entregado a Cáritas Nicaragua el próximo 8 de marzo.

Una mujer campesina beneficiaria de este programa viajará al Vaticano a recibir el premio que ayudará a seguir promoviendo el programa “Mujeres Cultivadoras de Desarrollo" de Cáritas de Nicaragua.