Este lunes inició la distribución de más de 3 millones de libros de texto que el Gobierno está garantizando a los estudiantes y maestros en este año lectivo 2015.

Los libros están siendo entregados en los colegios de los 153 municipios del país, e incluye textos impresos en los idiomas que hablan las comunidades indígenas de la Costa Caribe Nicaragüense.

El Asesor Presidencial para la Educación, Salvador Vanegas, explicó que son 126 tipos de textos los que ha preparado el Gobierno, entre estos los de secundaria donde se ha hecho un esfuerzo muy grande este año para entregar todos los títulos necesarios en cada una de las materias.

En el caso de primero y segundo grado los textos incluyen en nuevo sistema de lecto-escritura con enfoque fónico-analítico- sintético y la enseñanza amigable de las matemáticas.

En el inicio de la distribución estuvieron presentes muchachos de la Federación de Estudiantes de Secundaria (FES), quienes se mostraron satisfechos de que este año podrán tener sus libros desde el primer día de clases.

Elena García, Presidenta de la FES, aseguró que el compromiso de los estudiantes es cuidar este regalo y sacarle el máximo provecho para su propia enseñanza.

Estos textos fueron preparados por un equipo de expertos nicaragüenses y elaborados con materiales de muy alta calidad.

Libros en los colegios de Managua

Los colegios de Managua han sido los primeros a quienes se les ha hecho entrega estos textos. En el Colegio Ramírez Goyena se congregaron directores, maestros y estudiantes de los diferentes colegios del Distrito II de Managua para juntos ser partícipes de esta restitución del derecho a contar con mejores herramientas educativas.

Perfecto Arroliga, director del Colegio Adrián Rojas, aseguró que esta es la primera vez que la comunidad educativa del país es testigo de una entrega masiva de texto en cada una de las modalidades.

“Es gracias al Gobierno del Comandante Daniel Ortega que ahora en Nicaragua hay nuevos horizonte en que los estudiantes van a tener sus textos escolares para un mejor estudio”, afirmó Arroliga.

Cabe señalar que hasta hace pocos años el gobierno no podía imprimir la cantidad suficiente de libros para cada uno de los estudiantes del país, lo que evidenciaba las limitaciones del sistema nicaragüense.

Además de los estudiantes los otros grandes perjudicados eran los maestros quienes al no tener libros de planeación debían recurrir a Internet u otros medios para poder impartir las clases.