Cientos de miles de fieles católicos, devotos del Señor de Esquipulas de El Sauce se dieron cita la mañana de este domingo en el Santuario Nacional en ese municipio del departamento de León para rendir tributo a esta milagrosa imagen que han denominado

El Señor de los Milagros, reafirmando de esta manera su fe y elevando peticiones por el bienestar de sus familias.

Movidos por la fe, viajando en buses, autos, en carreta e incluso a pie los promesantes se congregaron desde horas muy tempranas para acompañar a la imagen del Cristo Negro de Esquipulas en la tradicional procesión que recorre las principales calles de esta localidad leonesa y luego participar en la santa eucaristía presidida por el Obispo de la Diócesis de León, Monseñor César Bosco Vivas Robelo.

Durante la celebración eucarística, Monseñor César Bosco Vivas Róbelo, invitó a los fieles católicos a acercarse cada vez más a Jesucristo y verlo con ojos de fe porque ello nos ayudará a poder encontrar con la mirada de la fe a la santa imagen del Señor de Milagros que se venera con todo amor en su santuario.

“Mirando la imagen nosotros nos trasladamos al monte Calvario y podemos sentir la llegada de Jesús crucificado, nos ve, se posa en nosotros y nos mira con infinita ternura. Yo los invito también a que nos acerquemos espiritualmente a la virgen, nuestra Madre, nadie como ella estuvo al pie de la cruz mirando y acompañando al Señor y si San Juan, María Magdalena y las otras piadosas mujeres tuvieron el valor de estar acompañando a Cristo en su agonía, para mí no hay duda que esta fuerza la consiguieron mirando a la madre del Señor con una firmeza de fe extraordinaria”, indicó el alto prelado de la iglesia católica.

Monseñor Vivas destacó la fe y religiosidad de esta celebración que no solo convoca al pueblo sauceño, sino también a muchos peregrinos que se trasladan desde otros países de la región centroamericana para elevar sus oraciones al Señor en su Santuario Nacional y participar con mucha devoción en esta gran festividad del Señor de los Milagros que tiene casi 300 años de tradición.

“Yo invito a la feligresía que si no han estado aquí (en El Sauce) es bueno que vengan, en estos años pueden aprender muchísimo de la piedad de este pueblo católico sauceño y de tantos peregrinos que a veces haciendo muchísimo sacrificio vienen aquí. Es algo de reconocerse la piedad de este pueblo católico, yo por lo menos me siento animado, consolado y lo confieso, aquí se fortalece también mi fe, la fe de obispo que como todo ser humano también tenemos tiempos difíciles y aquí encuentro yo también fortaleza en el Señor”, añadió el Obispo.

Un buen estado de salud, fortaleza para afrontar los diversos problemas de la vida, la paz y tranquilidad familiar son algunas de las peticiones que hacen los devotos a esta milagrosa imagen.

Silvia Monzón Valdivia afirmó que acude cada año a las celebraciones en honor al patrono de El Sauce, imagen a la que le tiene mucha fe por los favores que le ha concedido a ella y su familia, primero ayudándole a sobrellevar la diabetes que padece, le ha sanado sus pies, así como el cuido de la salud de sus hijos y su mamá que en estos momentos está pasando momentos muy difíciles.

“Todos los años vengo, le tengo mucha fe, mucha devoción porque varios milagros me ha hecho el Señor y yo le tengo mucha fe, porque cuando tengo algún problema siempre me encomiendo a Él y rápido soluciono mis problemas”, expresó Juana Clorinda Medina, devota proveniente de Bilwi, Puerto Cabezas.

Para Wilber Octavio García Cruz la fe en el Señor de Esquipulas ha sido una verdadera bendición para su familia, lo que los mueve a ser fieles devotos y sentirse cada día con más energía, porque gracias a Él logró sanar de una apendicitis crónica y ha llenado de salud a toda su familia.

“Le tengo mucha y le he pedido de corazón que cuide la salud de mi nietecito que acaba de nacer hace seis días, yo le he pedido que el niño sobreviviera a un problemita de salud y hoy estoy aquí cumpliendo mi promesa”, dijo Teófila Zelaya Reyes, promesante que visita el Santuario Nacional del Señor de los Milagros desde hace 20 años.

Según el rector del Santuario, Monseñor Guillermo Berríos Delgadillo, la imagen del Señor de Esquipulas de El Sauce llegó a esa municipalidad del departamento el 18 de octubre de 1723 y en sus 292 años continua congregando a cientos de miles de fieles católicos que han depositado su fe en Él para ser sanados e incluso ayudarles a resolver crisis familiares. “Siempre ha sido así, aquí se manifiesta el amor de Dios, desde los comienzos ha sido”.

La Alcaldesa de El Sauce, Rosa Amelia Valle, afirmó que para lograr el buen desarrollo de estas fiestas la municipalidad coordina acciones con la Policía Nacional y la iglesia católica, además de las alcaldías de Villanueva y Somotillo de cara a garantizar la participación de los peregrinos que recorren grandes distancias en carreta para participar de esta celebración que año con año convoca a cientos de miles de fieles de Honduras, Somotillo, Santa Pancha, Mina El Limón, Villanueva, entre otras municipalidades del país.