El ministerio de Exteriores de Rusia ha lanzado un llamamiento a los miembros de la comunidad internacional para que exijan a Kiev que renuncie sin condiciones a la política de represión militar en el sureste de Ucrania.

Además, Moscú abogó por la retirada inmediata del armamento pesado en Donbass, afirmando que están dispuestos a utilizar su influencia sobre las autodefensas, agregó el ministerio.

La Cancillería rusa se mostró profundamente preocupada por el hecho de que Ucrania, violando los acuerdos de Minsk, siga aumentando su presencia militar en Donbass.

Según dichos acuerdos, explica el ministerio de Exteriores ruso, el aeropuerto de la ciudad de Donetsk debe pasar bajo el control de las autodefensas.