Nicaragua contará en las próximas horas con la presencia de un eje de vaguada, lo cual representa un poco de nubosidad en las costas de Caribe Norte, Sur y el norte del territorio nacional, con posibilidad de lluvias dispersas, en tanto en la zona del pacífico habrá presencia de cielo nublado, con temperaturas alrededor de los 32 y 34 grados, con vientos a velocidades de 20 a 25 kilómetros por hora.

Sin embargo, en cuanto a la presencia del fenómeno de El Niño en nuestro país, el compañero Marcio Baca, Meteorólogo del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER) señaló que el anterior calentamiento de las aguas del Océano Pacifico es un indicador de la presencia del fenómeno, situación que actualmente se está gestando en la parte conocida como 3-4, siendo una zona próxima al área centroamericana.

“Para que el Niño se geste en su totalidad es necesario que el calentamiento de la superficie del Océano Pacifico sea congruente con la atmósfera y esto no se está gestando, lo que hace indicar que existe la probabilidad que haya un Niño débil para los meses de enero y febrero con la tendencia a que el fenómeno desaparezca para el mes de marzo y abril”, expresó.

Así mismo, se refirió a los diferentes tipos de comportamientos del fenómeno, de los cuales depende la presencia o ausencia de las lluvias en el periodo invernal.

“El fenómeno del Niño tiene tres manifestaciones: débil, moderado y fuerte; si en el primer escenario el Niño aparece y se prolonga hasta Marzo y Abril, sería un fenómeno débil, por lo tanto su impacto sobre el comportamiento de las lluvias para la primera parte del periodo lluvioso sería en esos mismos términos”, afirmó.

“Si el fenómeno desaparece en los meses de Marzo y Abril, estaríamos entrando a una primera etapa del periodo lluvioso en condiciones neutras, sin embargo, el fenómeno tiene una etapa recesiva, es decir, la atmósfera no cambia repentinamente, por lo tanto estaríamos entrando a una primera parte del periodo lluvioso en condiciones favorables para la ocurrencia de lluvias” añadió.

Baca dijo que basados en la información recopilada a través del seguimiento que desde Ineter se realiza, “todo pareciese indicar que estamos en mejores condiciones climáticas que las presentadas el año pasado, por tanto este periodo lluvioso pudiésemos estar hablando de algunas anomalías en la primera etapa del periodo lluvioso” concluyó.