Juan Caldera, presidente de la Cooperativa de Consumo Solidario, explicó que este incremento fue anunciado por las empresas avícolas desde el viernes pasado, lo cual es una mala noticia sobre todo cuando ya no se está importando pollo americano, debido al cese de los permisos gubernamentales.

“Eso es injusto porque no es posible que todas las alzas sean aplicables al pueblo consumidor, tomando en cuenta que el pueblo no recibe un incremento salarial cada semana”, subrayó Caldera.

El comerciante manifestó que este martes los comerciantes harán oficialmente al gobierno la solicitud de una medida alternativa para evitar un mayor impacto en los bolsillos de los nicaragüenses más empobrecidos.

“Si bien es cierto que no podemos hacer nada porque no hay una ley que regule a los productores, pero sí se pueden tomar medidas alternativas como las tomadas el año pasado, al autorizar nuevas importaciones".

Los comerciantes piden la apertura de la importación de un contingente de pollo americano, tal como se hizo el año pasado luego de continuos incrementos en el precio del pollo nacional.

Caldera manifestó que para satisfacer la demanda en Managua se podrían estar importando unas  176 mil libras semanales, mientras que para Masaya y Granada 44 mil libras. Igual cifra se podría estar importando para Occidente y para Matagalpa y Jinotega.

“Esto es poco. Esto no va a poner en riesgo a la industria nacional, sin embargo, va a llevar mucho beneficio al pueblo consumidor”, manifestó el comerciante.