Pocos días han transcurrido de este nuevo año y el Buen Gobierno Sandinista a través del Instituto de la Vivienda Urbana y Rural (INVUR) continúa restituyendo los derechos de las familias más humildes y necesitadas del país, en esta ocasión los protagonistas son 21 familias del barrio Félix Pedro Zeledón, ubicado en el municipio de La Concordia en el departamento de Jinotega, quienes por años vivieron en situación de hacinamiento, alquilando pequeños espacios habitacionales o en casas deterioradas por el paso de los años.

De forma casi inmediata, el gobierno brindó respuesta a la demanda de las familias, quienes recibieron la noticia con mucha alegría y se sumaron junto a las autoridades locales a la construcción de lo que sería su nuevo hogar, evidenciando de esta manera el modelo de responsabilidad compartida, esfuerzo que hoy se ve materializado en la construcción de las viviendas de 48 metros cuadrados a base de mampostería.

“Por años viví en una casita construida a base de Caña Millón, toda dañada en la que me mojaba en los inviernos. Sin embargo, gracias a Dios y al presidente hoy contamos con una casa bonita. Es la primera vez que recibimos apoyo por parte de un gobierno. Ahora nos sentimos muy seguros porque vamos a tener una mejor vida” afirmó Zulema Altamirano.

“Todos los protagonistas trabajamos en la construcción de nuestra vivienda digna y sabemos que esto nos permite tenerle más amor porque nos está costando, ahora vamos a preservar la casa, mantenerla limpia y bonita porque vivimos más de veinte años en una casa vieja. Somos de escasos recursos y prácticamente no teníamos donde vivir pero ahora tenemos un lugar donde estar tranquilos” señaló entre lágrimas Leonardo Mairena.

Los protagonistas realizaron un aporte económico de trecientos dólares, así como la mano de obra calificada, tomando en cuenta que sumado a recibir el beneficio de la vivienda digna, los jefes de familia fueron capacitados por el Tecnológico Nacional en la carrera técnica de Albañilería, conocimientos que pusieron en práctica al momento de construir sus viviendas.

“La vivienda es una gran ayuda por parte del gobierno, para nosotros era muy difícil construir una casa debido a los costos, ya que somos de escasos recursos económicos. Esta casa es el futuro de nuestra hija, ahora va a tener donde crecer porque antes vivíamos posando, todo esto es posible gracias a que el gobierno ha cumplido con su compromiso, por nuestra parte aportamos al proceso de construcción con nuestra mano de obra y un significativo aporte económico” expresó Fausto Arauz.

Unión de esfuerzos garantiza el bienestar de las familias

El aporte del gobierno local y el respaldo del gobierno central han permitido que hasta la fecha un total de 557 familias del municipio cuenten con la garantía de tener una solución habitacional de calidad, logrando de esta manera llevar el bienestar a dichas familias.

“La bondad de nuestro modelo de trabajo es la alianza entre nuestro buen gobierno y los gobiernos locales, sumándose al esfuerzo las familias protagonistas, las que vivían en total hacinamiento, por ello hoy están recibiendo un espacio digno, el que les garantiza privacidad, calidad de vida y seguridad” señaló Ronier Rodríguez, alcalde.

“Es el primer proyecto de este año, siguiendo con la buena esperanza y confianza que en este 2015 seguimos adelante, trabajando de corazón con las familias, tomando en cuenta el modelo de responsabilidad compartida, haciendo posible el sueño del buen vivir de las familias, trayendo esperanzas a cada uno de los protagonistas” concluyó Judith Silva, Presidenta Ejecutiva de Invur.