Las familias ubicadas en Ciudad Belén, cada día ven como su vidas han venido cambiando, llenándose de seguridad y prosperidad.

El proyecto integral avanza en la construcción de más viviendas dignas, calles asfaltadas, parque, escuela, estación policial y comisaría, que garantizarán mayor tranquilidad a las madres y padres de familia que por años vivieron en condiciones vulnerables.

Rosa María Gutiérrez, que vivió por más de veinte años en la zona de los escombros, manifestó estar contenta y espera seguir mejorando su vida.

“Primeramente hay que darle gracias a Dios y al Comandante (Daniel Ortega) porque esto que están haciendo está bien. Al suave tiene que irse uno superando, no de un solo como dicen”.

Su esposo, el señor Alejandro Suarez, quien le ayuda a despachar en la venta que poco a poco han ido surtiendo, dijo que “esto está bueno, me gusta que el comandante siga ayudándole a la gente más necesitada como nosotros”.

Sobre el avance del proyecto, indicó que a lo largo de las semanas ha visto como Ciudad Belén se va transformando en un verdadero hogar.

“Ya he ido a ver y vienen pavimentando las calles y hace menos polvo. Esto es al suave y no a la ligera, hay gente que quiere que de primera esté todo “tuani” y esto no es así. Vamos a comenzar una nueva vida, pero es al suave”.

Ahora esta familia ya no tiene miedo que le caída la casa encima porque la seguridad es lo principal que está garantizando el Presidente Daniel Ortega.

La señora Violeta Zuniga Morales, vivía en la zona de la Zacatera en Camilo Ortega. Ella cada año perdía todo debido a las inundaciones que afectaban su vivienda.

“Estamos bendecidas con todo lo que nos ha dado el comandante. Él nos sacó del monte, de aquellos guindos y por eso le damos gracias a Dios y al presidente que se empeñado en ayudarnos a nosotros los pobres”.

“Me siento contenta porque nos dieron ocho sillas, cocina con su tanque, dos camas; una matrimonial y una para los niños”.

“Yo tengo 75 años y en casi toda mi vida y juventud alquilé, pero ahora doy gracias a Dios que estoy en mi casa y tranquila, n una casita digna que nunca la hubiera tenido así ya que cuesta tanto más yo que no trabajo y vivo de mi pensión”, culminó.