Cuando en febrero inicie el año lectivo 2015, los niños y adolescente se sentarán en su pupitre con la seguridad de que contarán con sus correspondientes libros de texto. Para ello el Gobierno Sandinista iniciará próximamente la distribución de 1 millón 600 mil de libros de texto de secundaria y 1 millón 700 de primaria, para de esta manera seguir aportando al mejoramiento del sistema educativo de Nicaragua.

Los libros de texto usados hasta la fecha en secundaria apenas cubrían el 60% del currículum, a diferencia de estos que fueron elaborados por un colectivo de autores nacionales y por tanto ajustados al 100% del currículum de la secundaria nicaragüense.

En este nivel libros a entregar son ciencias naturales, ciencias sociales, lengua extranjera, matemáticas, y lengua y literatura.

Rosalía Ríos, responsable de textos y materiales educativos de Secundaria del Ministerio de Educación (Mined), explica que de séptimo a noveno grado se entregarán cinco textos, en décimo se entregarán cuatro y en undécimo grado dos textos (El de matemática y el de lengua y literatura).

Ríos manifiesta que próximamente se abrirá un proceso de impresión de libros de biología, física, química y lengua extranjera destinados a undécimo grado.

En el caso de la educación primaria, los libros a entregar a cada niño serán lengua y literatura, matemáticas, convivencia y civismo, ciencias naturales y ciencias sociales.

De acuerdo a Martha Acevedo, asesora pedagógica de la educación Primaria, estos textos han pasado por un proceso de revisión y contextualización de contenidos, lo cual incluye un enfoque rural, esto último pensando en las necesidades de los estudiantes del campo.

También paquetes escolares

Además de libros de texto el Gobierno Sandinista estará entregando 700 mil paquetes escolares destinados a niños de preescolar, primaria y a jóvenes y adolescentes de la secundaria rural a distancia.

Cada paquete contiene mochila, cuadernos, lonchera, camisa, lápices de colores, regla, tajador, lápiz de gratito, entre otros útiles escolares. A través de estos paquetes el Gobierno pretende apoyar a las familias más pobres para que no dejen de enviar a sus hijos a la escuela.