Hackers que apoyan a insurgentes islamistas atacaron las cuentas en Twitter y YouTube del Comando Central de Estados Unidos, una acción que el Pentágono calificó de broma molesta que no accedió a redes militares ni a datos clasificados.

El grupo de piratas cibernéticos, que se hacen llamar Cibercalifato, ya estaba siendo investigado por FBI por incursiones en las cuentas de Twitter o en los sitios de grupos de medios en Nuevo México y Maryland, haciendo que las autoridades se pregunten si tienen alguna afiliación real con los insurgentes de Estado Islámico. Desde el pasado verano, Estados Unidos encabeza una alianza que ataca tanto a insurgentes de Estado Islámico como sus posiciones en Irak y Siria con bombardeos aéreos.

Las cuentas en inglés y árabe del Comando Central de Estados Unidos en Twitter y su sitio en YouTube fueron retiradas rápidamente de internet por funcionarios militares. Dijeron que estaban trabajando para que las webs volviesen a operar lo antes posible.

El portavoz del FBI, Joshua Campbell, dijo que la agencia estaba investigando las brechas en los perfiles de Twitter y Youtube y trabaja con el Pentágono para determinar el alcance del incidente.

La cuenta del Comando Central en Twitter se llenó de amenazas que decían "Soldados de Estados Unidos, estamos llegando, cuiden su espalda". En otros mensajes aparecieron supuestos nombres, números de teléfono y correos electrónicos de militares, así como diapositivas de PowerPoint y mapas.

La mayoría del material estaba marcado con las siglas "FOUO", que significan "For Official Use Only" ("Sólo para uso oficial"), pero nada de eso parecía estar clasificado o ser información delicada. El Comando Centra dijo que ninguna información o documentos procedía de sus servidores de internet o medios sociales.

El ataque solo afectó a los perfiles en Twitter y YouTube, que están alojados en servidores de internet comerciales que no pertenecen al Departamento de Defensa estadounidense. El mando dijo que sus redes operacionales y militares no se vieron comprometidas, pero las autoridades alertaron a las fuerzas del orden sobre la posible publicación de información personal en el sitio en Twitter.

Uno de los documentos parecía mostrar diapositivas desarrolladas por el Laboratorio Lincoln del Instituto Tecnológico de Massachusetts, un centro de investigación y desarrollo financiado por el gobierno federal enfocado en asuntos de seguridad nacional. Las diapositivas parecían mostrar lo que llamó "escenarios" del conflicto con Corea del Norte y China. No está claro de dónde procedían los documentos o hace cuánto tiempo se obtuvieron, ya que parte de la información tenía más de un año de antigüedad.

"Esto es poco más que una broma o vandalismo. Es inadecuada y una molestia. Pero eso es todo", dijo el coronel Steve Warren, un vocero del Pentágono. "No comprometió de ninguna forma nuestras operaciones de ningún modo".

Warren dijo que responsables del Pentágono están en contacto con Twitter y YouTube para asegurarse de que las contraseñas militares y otros elementos de seguridad para este tipo de sitios son adecuadas.

Los tuits desde la cuenta hackeada fueron escritos poco después de que el Comando Central de Estados Unidos publicara tuits propios sobre los ataques más recientes de Estados Unidos y naciones aliadas para atacar a los terroristas de Estado Islámico en Irak y Siria, así como uno que repitió un informe que decía que Francia desplegará un portaaviones para esa lucha.

Los piratas cibernéticos titularon el perfil de Twitter "Cibercalifato", con el mensaje destacado que decía "Te quiero ISIS" (la anterior denominación, en inglés, Estado Islámico). Un mensaje más amplio, que hizo referencia a los ataques aéreos en curso contra el grupo Estado Islámico en Irak y Siria, amenazó: "Nos metimos en sus redes y dispositivos personales y sabemos todo acerca de ustedes. Verán que no hay misericordia, infieles. ISIS ya está aquí, estamos en sus PCs, en cada base militar".

"Soldados de Estados Unidos, ¡los estamos observando!", añadió.

Esta intrusión empleó el mismo logo, nombre de Cibercalifato y foto que aparecieron en el cibersitio del Albuquerque Journal a finales de diciembre, cuando una de sus noticias fue hackeada. Y a principios de este mes, pareció que el mismo grupo entró en la cuenta del Journal en Twitter y tomaron el control de la web y el perfil en la misma red social de WBOC-TV una cadena de televisión de Salisbury, en el estado de Maryland.

Los piratas también publicaron algunos videos de los extremistas del Estado Islámico en el sitio de YouTube, que supuestamente mostraban operaciones militares y explosiones.