Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Leopoldo Brenes, habló sobre su experiencia como Purpurado, tras cumplir un año de haber sido nombrado Príncipe de la Iglesia Católica.

En una entrevista especial en la Revista En Vivo-Canal 4, con el periodista Alberto Mora, Su Eminencia refirió que le da gracias al Señor por haber permitido conceder este gesto del Papa Francisco.

“Doy gracias por este gesto del Santo Padre Francisco, de haberme creado miembro del Colegio Cardenalicio y sobre todo llegar a entender que es una nueva experiencia el ser esa persona cercana al Papa, y formar parte de ese equipo también cercano a él para que le ayudemos en su labor pastoral a nivel de la iglesia universal”.

Lo que más lo ha estremecido en este año como cardenal de Nicaragua, es sentir el cariño de la gente y el apoyo de los obispos del país.

“Desde el primer momento me invitaron a ir a sus diócesis y ha sido una experiencia muy hermosa el ir a cada una de las diócesis de Nicaragua, y sentir el cariño de la gente. Uno no se imagina cuanto lo quiere la gente”.

“Me ha llamado mucho la atención el cariño de la gente sencilla, de los jóvenes, de los niños y de la gente mayor que trasmite cariño, siempre digo que ese abrazo de los mayores es un abrazo tan precioso que trasmite energía y cariño. Qué hermoso que los niños miren en uno una persona cercana”.

El pastor debe ir siempre adelante, en medio y atrás

“Siento que la gente ve en nosotros los obispos la presencia y el cariño del Santo Padre, sobretodo, cuando se ha viso el cariño que el Santo Padre tiene hacia mi persona y eso la gente lo capta, porque un cariño hacia mi persona es un cariño hacia la iglesia de Nicaragua”.

“La gente sencilla quiere que yo sea siempre cercano y eso es lo que quiero ser como pastor a como lo ha anunciado el Santo Padre, el pastor debe ir siempre adelante, en medio y atrás; adelante para ir marcando las pautas, en medio para escuchar e ir atrás para deja las iniciativas”

Brenes externó que su labor es fortalecer todo su magisterio, tanto a nivel nacional como a nivel de la región.

“He tenido la dicha de tener cariño de todos los obispos de Centroamérica. Todos se han alegrado y me han invitado a celebrar sus fiestas santas. En Honduras voy a estar le día 3 de febrero celebrando las fiestas de Nuestra Señora de Suyapa”.

Su trabajo en la iglesia es un compromiso de llevar todo el sentimiento y mensaje del Santo Padre.

“Promover en todas nuestras iglesias que se viva un estado permanente de misión, y por otro lado que seamos coherentes con nuestra manera de ser tanto los sacerdotes como los laicos y nosotros los obispos”.

En el Papa Francisco es cercanía y transparencia

Sobre su relación con el Papa Francisco, el Cardenal enfatizó que “con el Papa Francisco teníamos amistad desde antes del 2005 cuando yo fui nombrado arzobispo y tuvimos más oportunidad de conocer nuestra manera de pensar”.

Según Brenes, el Papa Francisco está escogiendo muchos pastores, gente con características especiales que lo apoyen a él que es un hombre sencillo como San Francisco y Santa Clara.

“Uno de su primeros proyectos y era una gran inquietud, es lo de la Curia Romana y el Santo Padre ha ido trabajando en esto, por eso hablan de la renovación. Es uno de los temas que se va a tocar el 12 y 13 de febrero en el consistorio.

“El Santo Padre está promoviendo que todas las personas se sientan verdaderamente amadas”.

Señaló que ya han sido bajadas orientaciones desde Roma que serán trabajadas en las parroquias.

“Antes de abril tenemos que mandar todos nuestros aportes. Todos los obispos van a poner su dinámica y a final de mayo Monseñor Bosco hará la síntesis como delegado, y en octubre cuando le toque participar en Roma llevará claro lo que piensan nuestros fieles sobre determinados temas en la parte de la familia”.

El Cardenal Brenes manifestó su agradecimiento al pueblo católico que lo ha venido apoyando a lo largo de estos meses.

“Quiero dar gracias al Señor, a Nuestra Madre la Santísima Virgen María, a los sacerdotes y a todos nuestros fieles por su cercanía y por su cariño”.

“Pedirle a todos que me sigan acompañando con su cariño y de manera especial con su oración para ser El obispo que todo el pueblo merece”, finalizó.