El secretario de Educación en el estado mexicano de Guerrero, Salvador Martínez, confirmó hoy el asesinato de un profesor de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de la entidad (Ceteg) en Acapulco.

Martínez lamentó el hecho, admitió a la prensa el problema grave de la violencia en zonas periféricas de ese puerto y aseguró que proyectan acciones para garantizar la seguridad en Acapulco.

Acerca de la seguridad en las escuelas del puerto, señaló que por la violencia varios directores de planteles solicitaron al gobierno el pago de guardias, porque de esa manera estarían más tranquilos.

Dijo que la vida de un menor está por encima de cualquier cantidad y adelantó que el subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda, "se comprometió a que habría garantías para los maestros y estudiantes de los centros escolares de las zonas periféricas".

Marco Antonio López fue el profesor asesinado hoy con un arma calibre 25 en la colonia Renacimiento, ubicada en la periferia de Acapulco, y a este se suma otro docente, Jesús Radilla, ultimado ayer cuando intentó impedir que asaltaran a su madre en el barrio del Teconche, en el centro de la ciudad.