El líder de la milicia chiita libanesa Hezbolá, Hassan Nasralá, consideró hoy que el extremismo es la mayor amenaza para el islam como religión y misión, transmitió la televisora Al Manar.

Los fanáticos de la fe han dañado al islam más que nadie en la historia, dijo el también secretario general de Hezbolá.

El dirigente del también llamado Partido de Dios, apeló a la unidad de los musulmanes para hacer un frente común a los grupos que ofenden al profeta, cuando decapitan y matan a miles de personas, refirió.

La intervención de Nasralá tuvo lugar durante la conmemoración aquí del aniversario por el nacimiento de Mahoma.

Sin embargo, el dirigente no hizo referencia directa en su discurso al atentado cometido contra el semanario satírico francés Charlie Hebdo, el pasado miércoles.

Para el líder islamista las ofensivas terroristas se han visto beneficiadas por la fácil circulación entre países como Afganistán, Siria e Irak.

Hezbolá fundado aquí en 1982 como respuesta a la intervención israelí de ese momento, es la principal expresión política y militar de la comunidad chií libanesa, el grupo religioso más numeroso del país.

La participación de esa milicia en la guerra de Siria, apoyando al presidente Bashar Al-Assad, ha impedido que los grupos extremistas suníes que luchan hoy en Iraq entrasen en el Líbano, publicó recientemente el periódico local As Safir.

En 2015 los islámicos celebran en dos ocasiones el aniversario del nacimiento del profeta Mahoma, Maulid Nabawi.

Este mes porque coincide con el llamado Rabiu-lawwal de 1436, año hijri, y en diciembre 24, denominado Rabiu-lawwal de 1437 hijri, según el vicepresidente de la Asociación Astronómica Siria, Abed al-Aziz Snuper.

La repetición se debe a que el número de días del año Hijri es menor que el de los días del año gregoriano, fenómeno se repite cada 33 años, según el especialista.