Las claves del estreno de España en la Eurocopa de Polonia y Ucrania son:

1. La ausencia de un 9: Sorprendió a todos Vicente Del Bosque cambiando los planes sobre la marcha y apostando por un equipo sin un punta y con Cesc Fábregas de 'falso nueve'. Dos días antes del debut modificó su idea al conocer que Italia jugaría con defensa de cinco. Buscó desordenar a la zaga rival sin una referencia, con jugadores de segunda línea entrando por distintas zonas del campo. Se atascó España en la primera parte. La entrada de Jesús Navas y Fernando Torres dio más ocasiones pero no aumentó el acierto.

2. Acumulación de jugadores en mismas zonas del campo:
hubo futbolistas de segunda línea -Busquets, Xabi Alonso, Xavi, Silva, Iniesta y Cesc- que ocuparon los mismos espacios en el primer acto. Provocó que faltase ritmo y profundidad al juego de toque de España. Llegó a Buffon sin peligro.

3. El estado del césped: España acabó el encuentro indignada con el estado del verde del Arena Gdansk. La UEFA no lo regó pese a la petición española el día de la previa, al comprobar en el entrenamiento que le perjudicaba a su estilo de juego. Lo ralentizó y al estar irregular condicionó pases y acciones individuales. Los internacionales se quejaron amargamente sin comprender como perjudican al espectáculo.

4. Iker Casillas: Volvió a ser el portero decisivo con paradas salvadoras a Italia. Si hace cuatro años detuvo dos penaltis para cambiar la historia en cuartos de final, ayer realizó cinco intervenciones, cuatro de ellas en el primer tiempo. Especialmente vistosa una repleta de reflejos a un cabezazo de Motta.

5. Poca profundidad en los costados: España fue dueña del balón, con 60 por ciento de la posesión, pero sin explotar un fútbol ofensivo. Buffon solo tuvo que hacer cuatro paradas en total, dos por tiempo. Un factor negativo fue la poca profundidad de la 'Roja' por los costados. Los laterales no subieron, especialmente Arbeloa y Jordi Alba hasta que se soltó en un par de acciones en la segunda parte. La entrada de Navas mostró el camino y generó peligro.

6. Falta de puntería: ante la falta de un juego limpio que generase claras ocasiones de gol, salvo en la recta final cuando Fernando Torres desperdició las dos más claras, España no estuvo fina de puntería. Intentó marcar en 18 ocasiones, solo nueve fueron a puerta. España es la segunda selección que más ha disparado de la Eurocopa 2012 tras la República Checa.

7. Dependencia de Iniesta: con España trabada, Andrés fue el único que explotó su fútbol, encontró espacios y siempre desequilibró. Le metió una marcha más a la selección. Nombrado mejor jugador del partido sólo le faltó el gol. Buffon lo impidió.

8. Un plan perfecto de Cesare Prandelli: demostró el seleccionador italiano que a la campeona de Europa y del mundo la tienen perfectamente estudiada sus rivales. España es la favorita y se va a encontrar partidos duros para revalidar el título. El primero una defensa de cinco, con laterales largos y veloces, más dos puntas que fijaron a la defensa. Italia rebajó la brillantez del campeón y se ganó un empate con un método muy alejado del 'catenaccio' que se presuponía.