China y América Latina y el Caribe acaban de marcar la diferencia con la puesta en marcha de su Foro bilateral, construido sobre la base del respeto entre los países, la pluralidad, el beneficio mutuo y la ganancia compartida.

Los ministros de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi; y de Costa Rica, Manuel González, coincidieron en que este Foro China-Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) es diferente y se basa en deseo sincero de ayudarse entre ellos.

Ambos cancilleres ofrecieron una conferencia de prensa al finalizar la primera reunión ministerial de esta nueva plataforma de cooperación y González afirmó que hoy se marca un antes y un después en los vínculos entre China y América Latina y el Caribe.

El ministro de ese país centroamericano expresó que el encuentro creó cimientos sólidos, construidos sobre la base del "respeto entre los países, el reconocimiento de nuestra diversidad, que no impide encontrar la unidad, en el reconocimiento de la pluralidad, del beneficio mutuo, de la ganancia compartida, de la apertura de las ideas".

Se trata de una cooperación que no está basada en condicionalidades que no se pueden cumplir, sino en el deseo sincero de ayudarnos entre todos nosotros. Eso no se ha dado antes y por eso se marca una diferencia, subrayó.

González elogió a China por su pragmatismo y gran credibilidad, porque lo que ofrece lo cumple, como lo demuestra la celebración de las sesiones recién concluidas del Foro ministerial.

Hace unos meses, dijo, tuvimos un encuentro del Cuarteto de Celac con el presidente Xi Jinping en el cual se trazaron los lineamientos del Foro bilateral, ya hoy tenemos resultados con los documentos aprobados.

Wang y González negaron que este de Foro de China con América Latina y el Caribe tenga un impacto negativo en las relaciones y cooperación que las dos partes mantienen con otros países y regiones.

China y los países latinoamericanos y caribeños, dijo Wang, son naciones emergentes y pese a la gran distancia que nos separa tenemos una cooperación natural, una profunda relación existente desde hace muchos años en el camino de la liberación nacional.

Ambas partes, agregó, tenemos aspiraciones políticas compartidas que defienden la paz mundial, posiciones parecidas en muchos temas y estamos trabajando de conjunto para impulsar el desarrollo y conseguir un mundo más justo y razonable, agregó.

Tanto China como América Latina y el Caribe tenemos tareas parecidas de desarrollo y priorizamos impulsar el desarrollo, por eso es tan importante aumentar los intercambios de experiencia en materia de administración en asuntos públicos, ideas y políticas, comentó.

Wang expresó que existe una complementariedad y mientras América Latina y el Caribe tiene muchos recursos naturales, China cuenta con un importante mercado receptor, cuenta con tecnología y capital.

Estos, dijo, son factores fundamentales que han permitido crear esta plataforma y es ejemplo de cooperación Sur-Sur.

En cómo este Foro China-Celac influirá en las relaciones actuales entre América Latina y el Caribe con Estados Unidos, González expresó que "este es un mundo lleno de matices y colores y en que la cercanía con un país o una región no es para nada excluyente de la cercanía o amistad con otro".

El canciller costarricense dijo que su país mantiene una larga relación amistosa con Estados Unidos, pero que a la hora de entrar en temas de colaboración con países desarrollados ellos lo ven desde una perspectiva diferente.

La próxima reunión ministerial del Foro China-Celac tendrá lugar en Chile en 2018.