"Este lunes se inscribirá la candidatura de la patria. Va a ser un día de júbilo", destacó el jefe de Estado el sábado último al concluir una reunión de trabajo en el Palacio de Miraflores con el ministro ruso de Industria y Comercio, Denis Manturov.

Recientemente, Chávez calificó de fundamental obtener la victoria en esa contienda, como premisa para ejecutar el Plan Nacional Simón Bolívar correspondiente al período 2013-2019, que busca profundizar las transformaciones sociales en esta nación suramericana.

La Revolución Bolivariana sí tiene un proyecto de país, y su principal objetivo reside en la satisfacción de las necesidades de los venezolanos, dijo el mandatario en alusión a ese programa, que debe presentar ante el árbitro electoral.

De acuerdo con el presidente, los habitantes de esta nación tendrán, cada día, más fortaleza moral y conciencia con la puesta en marcha del proyecto nacional, el cual definió como histórico.

Hasta el momento, prácticamente todos los sondeos de opinión arrojan que el mandatario ganará, por una amplia diferencia, frente al aspirante opositor, Henrique Capriles, quien oficializó la víspera su candidatura.

Según trascendió, el representante de la llamada Mesa de la Unidad Democrática contó con el respaldado de 33 partidos y organizaciones políticas, algunas de ellas minúsculas y poco conocidas.

En los comicios anteriores, celebrados en 2006, el dignatario alcanzó el 62,8 por ciento de los votos (siete millones 309 mil 80), y su principal opositor, el hoy prófugo de la justicia Manuel Rosales, consiguió el 36,9 por ciento (cuatro millones 292 mil 466).