El candidato Andrés López Obrador, quien encabeza una coalición de partidos de izquierda agrupados en el Movimiento Progresista, ha enfatizado en la importancia de promover un crecimiento económico en el país en un seis por ciento anual.

Insiste en que esto lo logrará mediante el combate a la corrupción, que permitirá un ahorro institucional de 300 mil millones de pesos (21 mil 518 millones de dólares), además de un plan de austeridad en las altas esferas del poder -tres por ciento de los que trabajan en el Gobierno- "que se llevan el 26 por ciento de toda la nómina del gobierno", que es de "un billón de pesos (cerca de 71 mil 726 millones 700 mil dólares)".

Asimismo, pretende realizar una reforma fiscal progresiva que arrojaría otros 200 mil millones de pesos (unos 14 mil 345 millones de dólares), que suma un total de 800 mil millones de pesos (más de 57 mil 381 millones de dólares) para inyectarlos en un programa de crecimiento económico.

Consideró que es necesario "echar a andar la economía" y, de esta manera, generar un millón de empleos al año, y que las familias alcancen su bienestar.

Por su parte, el candidato Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), expuso que ha enfocado su propuesta en reformar el interior de las instituciones, eliminando en primer lugar 100 diputados de la Cámara Baja y 32 Senadores de la Cámara Alta -los que son de representación proporcional- para tener un Congreso que funcione.

Asimismo, expuso que es necesario impulsar reformas estructurales, como la energética, para bajar los costos en el servicio eléctrico domiciliario.

Además, "reformas para que puedas tener vales de medicina" y "reforma laboral, que permita mayor contratación de personas".

"Esto sólo se puede con un Congreso que apoye las iniciativas de mejor manera del gobierno", expresó.

Peña Nieto también propone  lograr un gobierno de mayor transparencia y rendición de cuentas, que se alcanzará mediante la participación ciudadana, a través de la creación de tres mecanismos de contraloría; a saber, una Comisión Anticorrupción, un Sistema Nacional de Fiscalización, y participación de ciudadanos como testigos sociales.

Derechos individuales

Los candidatos Gabriel Quadri y Josefina Vázquez se han concentrado en garantizar los derechos de los mexicanos, durante el segundo debate de los postulados a la Presidencia de México.

Gabriel Quadri, candidato del partido Nueva Alianza, ha insistido en la importancia de garantizar los derechos de los mexicanos, entre ellos, resaltó el derecho a la unión civil de parejas del mismo sexo.

Subrayó que el Estado también "debe apoyar y respaldar a las mujeres que se ven en la necesidad de interrumpir el embarazo", en lugar de criminalizarlas y perseguirlas. Dijo que el aborto se previene con educación sexual y valores.

En tal sentido, convocó a los candidatos a hacer "un pacto por las mujeres de México".

Además, dentro de la estructura de Gobierno ha subrayado la necesidad de que exista una verdadera coordinación en sus tres niveles: municipal, estadal y federal; según lo establece la Constitución de ese país.

En cuanto al crecimiento económico, Quadri desestimó el planteamiento de López Obrador e insistió que "la única manera de crecer (...) es haciendo profundas reformas estructurales. Si México empieza hoy a hacer esas profundas reformas estructurales (...) en materia fiscal, en materia laboral, en materia educativa y en materia energética, México podrá, en apenas 18 años, en el año 2030 ser tan rico como Corea del Sur, Israel o Nueva Zelanda son ahora", puntualizó.

"Crecerá nuestro ingreso percápita de 10 mil dólares anuales a cerca de 29 mil dólares anuales", aseguró.

Por otra parte, la candidata del Partido Acción Nacional (PAN) Josefina Vázquez, concentró su discurso en propuestas para mujeres mexicanas y reiteró la necesidad de “fortalecer el mercado interno, porque así tendremos más poder para competir en el mundo”.

Sostuvo también que es necesario eliminar "el fuero a toda la clase política sin excepción para cerrar el paso a la impunidad y la corrupción". "Todos iguales frente a la Ley", enfatizó.

La candidata respaldó el planteamiento de eliminar los diputados plurinominales y la eliminación de la mitad en el Senado de la República, pero consideró que "esto no es suficiente". Dijo que los mexicanos reclaman "la reelección de legisladores y alcaldes".

La candidata también reprochó la criminalización del aborto y desestimó el plan de crecimiento de Andrés Manuel López Obrador, al considerar que los cálculos de ahorro y reinversión de 800 mil millones de pesos "no dan".

Propuso, por otro lado, garantizar "el derecho constitucional al Internet" y "el tema de la justicia".

"Necesitamos una impartición de justicia honesta. Más y mejores ministerios públicos, mejores jueces, defensorías de oficio y juicios orales. Si logramos tener mejores policías, si logramos tener mejores jueces y Ministerios, si hacemos un combate frontal al lavado de dinero, vamos a reducir la violencia y vamos a reconstruir la paz", sentenció.