La policía está buscando a dos hermanos de la región de París y un hombre de la ciudad nororiental de Reims, todos de nacionalidad francesa, por el ataque a tiros el miércoles en la publicación satírica Charlie Hebdo, según las autoridades.

Los hermanos tienen 32 y 34 años, mientras que el tercero en cuestión tiene 18, fuentes gubernamentales informaron a Reuters.

La fuente de la policía dijo que uno de los hermanos ya había sido juzgado por cargos de terrorismo.

“Es una carrera contra el reloj, ya que estamos tratando con asesinos… que pueden volver a actuar para morir como mártires”, dijo un investigador al periódico francés Le Figaro.

El ataque pareció ser muy bien planeado para coincidir con la reunión semanal y atentar con las más prominentes figuras de Hebdo.

El periodista, dibujante y director del semanario, Stephane Charbonnier, conocido solo como “Charb”, y otros tres de los principales dibujantes del semanario, Cabu, Tignous y Wolinski; figuran entre los 10 miembros del personal de la revista muertos en el ataque. Los otros dos muertos son policías.

Una de las diseñadoras de la revista, Corinne Rey, dijo que dos hombres encapuchados hablando perfecto francés la obligaron a poner la clave en la puerta de entrada a las oficinas.

Antes de retirarse, uno de los atacantes gritó “Hemos matado a Charlie Hebdo”.

Le Figaro cita a fuentes que afirman que la policía está tras la pista de un auto Renault Clio con matrícula de París en el que huyó el trío.

El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, aseguró que todas las fuerzas policiales están movilizadas para "neutralizar" a "los tres criminales" que atentaron contra el semanario satírico.

En París, se han puesto en marcha dispositivos de protección suplementarios en los transportes públicos, las galerías comerciales o los centros escolares. También se ha decidido proteger la sede de algunos medios de comunicación.