Las organizaciones sindicales del país, están muy entusiasmadas y a la expectativa de las contrataciones de decenas de miles de trabajadores nicaragüenses, por parte de los desarrolladores del Gran Canal Interoceánico y de la empresa HKND, cuyas obras auxiliares empezaron a ser ejecutadas en diciembre pasado.

Domingo Pérez secretario de la Unión Nacional de Empleados (UNE), organización afiliada al Frente Nacional de los Trabajadores (FNT), manifestó que la construcción del Gran Canal y del proyecto hidroeléctrico Tumarín, viene a brindar muchas oportunidades a las familias nicaragüenses.

“Para nosotros es muy importante en un país que viene de un millón 300 mil desempleados que nos dejaron los tres gobiernos neoliberales, eso nos dejó los gobiernos de Violeta Chamorro, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños, nos dejaron un millón 300 mil desempleados y el 80% de la población en estado de pobreza”, citó Pérez.

Manifestó que en diciembre pasado funcionarios de HKND se comprometieron y ratificaron a las organizaciones sindicales, que más del 50 por ciento de trabajadores que serán utilizados en la construcción del Gran Canal serán nicaragüenses y que otro porcentaje será personal extranjero especializado en la maquinaria y tecnología que vendrá al país.

Una inmensa mayoría de los trabajadores nicaragüenses están siendo certificados por el Tecnológico Nacional, las universidades del país y otras instituciones, a fin que sean parte fundamental del proceso de construcción de una serie de obras.

“Estamos trabajando con INATEC, con las universidades y con las diferentes instituciones educativas para calificar nuestra fuerza trabajo, este es un planteamiento que lo vimos con los funcionarios de HKND, lo vimos en una reunión que tuvimos a finales de diciembre, hablamos de la capacitación, hablamos de la recalificación de los y las trabajadores, porque estamos hablando de una megaobra que requiere de mucho nivel de calificación”, recordó.

Adrián Martínez, coordinador la Central de Trabajadores por Cuenta Propia (CTCP), indicó que sean 10 mil, 25 mil, 30 mil o 50 mil puestos de trabajo, cualquier número es de vital importancia para la economía nicaragüense.

COSEP: “Canal y Tumarín nos ayudará a traer tecnología”

“25 mil ó 50 mil empleos no los tenemos y lo que venga realmente vendrá a mejorar las condiciones de los nicaragüenses y la economía de este país”, señaló Martínez, quien considera que esta obra para los trabajadores por cuenta propia significa la apertura de decenas de negocios de comiderías, farmacias, hoteles, pulperías, etcétera.

“Hay una esperanza de ubicarse cierta cantidad de gente en las actividades propias del canal, pero la mayor expectativa está, en que vamos a desarrollarnos los trabajadores por cuenta propia en comedores, en restaurantes, hospedaje, el comercio fluirá de mejor manera y eso significa que vamos a tener mayores ingresos para las familias, para la comunidad y para el país”, dijo Martínez, quien agregó que los que están en contra del canal poco a poco irán cambiando de opinión.

El presidente del COSEP, José Adán Aguerri, calificó como necedad las manipulaciones que un medio derechista viene realizando en torno a la contratación del personal que requerirá la obra, pues siempre se ha dicho que siendo el canal un proyecto que requerirá de mucha tecnología y equipos especializados, de esa misma manera tendrá que venir personal extranjero que sea capaz de utilizarla y que a su vez capacite a quienes nunca han utilizado este tipo de aparatos.

“Siempre hemos dicho desde el primer momento y esto es un tema recurrente, de que hay que diferenciar entre el mundo real y el mundo ideal, en el caso de Nicaragua siempre hemos dicho que no tenemos la capacidad ni las empresas, ni los trabajadores para poder desarrollar una obra de esta magnitud, esto lo hemos dicho desde el primer día, por eso se necesita que este tipo de proyectos van a necesitar una contratación de mano de obra extranjera”, dijo Aguerri, indicando que está establecido que el grupo HKND va a contratar empresas y trabajadores nacionales para una serie de obras importantes.

Señaló que las empresas extranjeras que vendrán al país, dejarán la tecnología y también capacitarán a los trabajadores, de tal manera que en un futuro cercano seamos capaces de podar desarrollar ese tipo de experiencia.

Recordó que tanto el Canal, como el proyecto hidroeléctrico Tumarín, son dos obras importantes, que necesariamente tendrán que contratar empresas y trabajadores extranjeros especializados.

“Se trata de que podamos aprovechar esta oportunidad y en lo que concierne a los trabajadores y empresas nicaragüenses, hemos señalado que estos son trabajos que van a ir alrededor del proyecto en sí, no el proyecto en sí”, valoró Aguerri.