El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) informó que entre las 5:22 de la madrugada y las 9:00 de la mañana de este miércoles ocurrió una tormenta geomagnética G3 (fuerte), la cual afortunadamente no produjo mayores efectos en la Tierra.

En conferencia de prensa, el doctor José Milán, asesor científico del Ineter, junto a otros especialistas, señaló que en los últimos días se han producido tormentas de menor intensidad (niveles K4, G1 y G2), pero que fue la última de nivel G3 la que provocó preocupación en los expertos, debido al impacto que podría tener sobre las telecomunicaciones, el sistema eléctrico e incluso en los ecosistemas naturales y la salud humana.

Giovanni Rivas, parte del equipo de especialistas del Ineter, señaló que en total ocurrieron cuatro tormentas geomagnéticas, pero que la mayoría eran muy leves.

No obstante, indicó que efectivamente la tormenta G3, e incluso la G2, fueron las que preocuparon a la institución debido a las posibles repercusiones. Dijo que al ocurrir estas se realizó un monitoreo de efectos negativos para las personas, sin que estas finalmente se dieran debido a que no hubo ninguna eyección de masa coronal dirigida hacia la Tierra.

Por su parte el doctor Milán destacó que la gran suerte para Nicaragua radica sobre todo en que ocurrió en momentos de la madrugada, es decir, que la que percibió el fenómeno directamente fue el lado iluminado de la Tierra.

El experto explicó que las tormentas solares se dividen en tres categorías: las que emiten radiaciones con flujos de protones, de las cuales la última ocurrió a principios del 2014; las tormentas solares propiamente dichas con eyecciones de masa coronal; y las tormentas geomagnéticas que son aquellas que como producto de las explosiones solares alteran el campo magnético de la Tierra.

Milán recordó que el Ineter por orientaciones del Presidente Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, monitorea estos fenómenos durante las 24 horas del día.