Los pobladores de las comunidades de Poneloya y Las Peñitas, en el Pacífico de Nicaragua, se mantienen alertas ante las advertencias del Gobierno por el fuerte oleaje que se está presentando debido a las ráfagas de viente que han caracterizado este comienzo del año 2015.

Las familias de estas comunidades, sin embargo, señalan que la mañana de este martes 6 de enero se mantuvieron calmos los vientos en los balnearios, ya que en días anteriores habían persistido las fuertes corrientes de viento, las cuales habían arrasado con los techos de algunos hogares.

“Ayer lunes 5 estaban más fuerte los vientos que hoy y pues nosotros como pescadores que somos salimos a buscar el pan de cada día porque de eso vivimos y pues más tarde salimos a pescar aprovechando que los vientos han cesado y pues arriesgarnos lo menos posible aprovechando estos momentos de tranquilidad”, afirmo Mario Méndez, pescador de la zona.

El gobierno central como siempre preocupado por la seguridad de la población nicaragüense se encargó de estar al tanto del bienestar de los pobladores de estos sectores.

“A partir de la alerta amarilla nos hemos activado en puertos de mandos con los gabinetes de la familia y hemos orientados a los pescadores y a los miembros de la comunidad para que estén siempre con precaución y al tanto de los niños para evitar cualquier incidente”, Hugo Vargas, Jefe de territorio.