Si se destacaran los hechos que cambiaron el mundo del entretenimiento en 2014, la consolidación de las plataformas de streaming de video sería mención fija en esa lista.

Con la inclusión de Netflix y Amazon entre los nominados al Globo de Oro, quedó claro que los servicios online son un competidor serio.

Amazon demostró que el buen contenido original puede venir desde su vereda a través de Transparent, y pretende seguir por ese camino para el próximo año. En diciembre estrenó en Estados Unidos su serie más reciente, Mozart in the jungle, una comedia protagonizada por Gael García, que muestra los excesos que se dan en el mundo de la música clásica (y que estaría disponible en Chile en los próximos meses). Además, para comienzos de 2015, Amazon prepara sus primeras incursiones en el drama, con la serie policial Bosch y la producción de apocalíptica The after.

Y el servicio de compras online no será el único que buscará hacerle el peso a Netflix. Hulu y Yahoo encontraron su propia manera de establecer una ventaja, al adjudicarse contenido exclusivo. Por ejemplo, el primero acaba de sellar un trato por los derechos de streaming de la aclamada primera temporada de Fargo, mientras que el segundo será el único encargado de emitir la sexta temporada de Community. Canales como HBO por su lado planean el lanzamiento de HBO Go, una plataforma para emitir su contenido propio, como Game of Thrones. Incluso cadenas de cable han entrado en la competencia, como DirecTV, que puso en línea la semana pasada Yaveo, un servicio enfocado en la audiencia latina en Estados Unidos.

Frente a tanta competencia, no es raro que la apuesta de Netflix sea dar un salto aún más ambicioso. La compañía estrenará de manera simultánea con cines selectos la secuela de El tigre y el dragón, el 28 de agosto. Tan sólo unos días después, reveló un trato con Adam Sandler para estrenar sus próximas cuatro películas. Ahora se rumorea que una nueva cinta de Pee Wee Herman, producida por Judd Apatow, también se estrenaría primero a través de Netflix.