El presidente de Cuba, Raúl Castro, visitó el jueves el Cementerio de Santa Ifigenia en La Habana, donde rindió honores a los mártires y héroes que dieron su vida durante la construcción de la Revolución Cubana.

“Rendimos hoy merecido tributo a quienes entregaron sus vidas en montañas, campos y ciudades, combatientes del Ejército rebelde y luchadores clandestinos; aquellos que cayeron en otras honrosas misiones y a los que contribuyeron en la construcción del socialismo” manifestó el jefe de Estado durante la conmemoración del aniversario número 56 de la gesta histórica liderada por el Comandante Fidel Castro.

El jefe de Estado Raúl Castro, subrayó que estos luchadores de la patria fijaron una huella histórica en la independencia de la nación con el derrocamiento de la dictadura de Fulgencio Batista en 1959.

“Una revolución que cumple 56 años de trabajo por y para el pueblo, alfabetizando primero y preparando maestros y profesores, construyendo escuelas generales y especiales para todos los niños, universidades, edificando policlínicas y hospitales, preparando médicos para Cuba y el mundo, una revolución que nos ha llevado alcanzar índices de educación y salud que hoy son referencia internacional”, recalcó el dignatario caribeño durante su visita al recinto.

En este orden de ideas el dignatario recordó los 600 planes del imperio norteamericano para asesinar al líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro; además de las acciones desestabilizadoras para derrocar la revolución con el “asesinato de alfabetizadores, campesinos, educadores y diplomáticos que dejó un saldo de tres mil 478 muertos y dos mil 099 incapacitados”.