La mejora de las condiciones meteorológicas y un mar más calmado facilitaron hoy la labor de los equipos de rescate del vuelo de AirAsia accidentado el pasado domingo con 162 personas a bordo: hasta ahora se han recuperado 30 cuerpos y se ha detectado lo que parece ser la cola del aparato.

Hoy 20 cuerpos fueron sacados de las aguas del mar de Java, frente ala isla de Borneo, con lo que asciende a 30 el número de cadáveres recuperados, informó el director de las fuerzas de rescate indonesias, Bambang Sulistyo, a los periodistas.

Los restos mortales se están trasladando a Surabaya, el lugar de partida del avión, para su identificación. La primera víctima identificada ya fue entregada a sus familiares y enterrada el jueves. Otras tres fueron identificadas hoy, incluyendo una asistente de vuelo de 22 años y un estudiante.

Los cuerpos fueron entregados a sus familias en una ceremonia en Surabaya y el presidente de AirAsia, Tony Fernandes, dijo que acompañará a la asistente de vuelo en su último viaje a su ciudad, Palembang. “No puedo expresar cómo me siento, me faltan las palabras”, tuiteó.

Al mismo tiempo, un barco de la Marina indonesia detectó la cola del avión. “Hemos detectado la cola del avión utilizando un sónar de barrido lateral”, dijo el coronel Yayan Sofyan en declaraciones a la televisión Metro TV.

El objeto se encuentra en el fondo del mar a una profundidad de 29 metros, señaló.

El vuelo QZ8501 con 162 personas a bordo cayó al mar cuando viajaba de Surabaya, en Indonesia, a Singapur el pasado domingo. De las 162 personas a bordo, 155 eran indonesios y el resto tres surcoreanos, un singapurense, un malasio, un francés y un británico.

Equipos equipados con tecnología sonar y detectores están peinando un área ampliada de 1.575 millas cuadradas naúticas (unos 5.400 kilómetros cuadrados), dijo Bambang.

“Estamos priorizando encontrar el casco principal del avión y localizar las cajas negras”, había informado antes Sulistyo. Hasta ahora las tareas se habían dificultado mucho por el mal tiempo.

Al menos tres barcos indonesios se encuentran en el área, así como otro de Singapur y otro de Estdos Unidos. Buceadores de la Marina indonesia también participan en la búsqueda. “Esperamos tener hoy resultados más significativos”, añadió Bambang.

Se espera que las cajas negras del avión, que graban las conversaciones en cabina y los datos de vuelo, arrojen luz sobre el accidente del avión.

El líder del Comité de Seguridad Nacional de Transportes de Indonesia, Tatang Kurniadi, dijo que cinco hidrófonos -dos de ellos de Singapur y uno de Reino Unido- están listos para utilizarse en la búsqueda de señales acústicas submarinas.

“Trabajamos a contrarreloj”, dijo Tatang. “Las señales duran sólo 30 días y si se pierden tendremos que utilizar vehículos por control remoto para localizarlas, lo que dificultará la labor”.