Miles de fieles católicos se convocaron este primero de enero para celebrar la 48 edición de la Jornada Mundial por la Paz, bajo el lema “No esclavos, sino hermanos”, con una solmene procesión y posterior Eucaristía en honor a Cristo Rey.

Previo al servicio religioso, el Arzobispo de Managua, Cardenal Leopoldo Brenes, acompañó una procesión con Jesús Sacramentado, que recorrió desde el Colegio Cristo Rey hasta la Catedral Metropolitana.

La asistencia de la feligresía católica fue masiva. Se notó la presencia de muchos jóvenes y adultos mayores quienes elevaron plegarias para que en Nicaragua continúen en el sendero de Paz, Bienestar y Unidad que se ha procurado en los últimos años.

La solemne Eucaristía también fue presidida por el Cardenal Brenes en compañía del Nuncio Apostólico Fortunatus Nwachukwu y del Obispo Auxiliar de Managua, Monseñor Silvio Báez.

El Mensaje de Su Santidad Papa Francisco

En su homilía, el Cardenal Brenes, transmitió el saludo del Papa Francisco para los y las nicaragüenses, y leyó parte de su mensaje de año nuevo, en el cual el Sumo Pontífice exhorta a las familias y a los pueblos del mundo a vivir en Paz y poner fin a la guerra y los conflictos causados por el hombre.

Brenes recodó que el Papa centró su mensaje en la justicia y en el respeto a la dignidad, libertad y autonomía de cada ser humano.

Mencionó que el Papa Francisco explicó que el flagelo cada vez más generalizado de la explotación del hombre por parte del hombre, daña seriamente la vida de comunión entre los seres humanos, y ante ello alentó a la humanidad a que consideremos a todos los hombres “no esclavos, sino hermanos”.

Familias centradas en Jesús

El Cardenal Brenes también se refirió a la familia, la cual dijo es el lugar privilegiado de hombres y mujeres libres y en la cual Cristo es el centro. “Por eso la familia de Nazaret es Santa, porque está centrada en Jesús”, aseguró.

“Jesús, con su madre María y con José, son para la familia un icono familiar sencillo, pero muy luminoso en este tiempo”, señaló.

Animó a las familias nicaragüenses para que Cristo ocupe el lugar central en los hogares y en las familias y de esa manera alcanzar la Paz.

Familias piden para que Nicaragua continúe por la senda de la Paz

Durante la procesión que fue acompañada por miles de fieles católicos de todas las generaciones, los nicaragüenses pidieron para que Nicaragua continúe por la senda de Paz y Bienestar, además para que haya más unidad entre las familias.

Eugenia Martínez, devota de Cristo Rey, expresó que “le pedimos más Paz y armonía, salud, trabajo”. Ella comentó que todos los años que le resta de vida continuará asistiendo a la procesión del primero de enero, ya que es una forma de reafirmar su fe hacia Dios.

Julio Cedeño, comentó que cada primero de enero acude con su familia a la procesión y misa de año nuevo. “Todos los años venimos, le pedimos paz y tranquilidad. Que nos de salud para todos mis hijos, mi hogar y el pueblo entero”, expresó.

Rosa Landeros, dijo que año con año participa en la procesión y la primera misa del año. “Personalmente pido salud para toda mi familia, y para que este país siga cambiando para bien. También pedimos por los que están en las cárceles”, comentó.

Los adultos mayores que asisten a los servicios religiosos del primer día del año expresaron que hacen plegarias a Dios para que continúe protegiendo a la juventud nicaragüense, de manera que cada día haya más unión y Paz en las familias.