Esta Navidad no fue blanca para Gervinho, quien aprendió que no debe publicar en Twitter todo lo que se le ocurra, y menos que va a estar fuera de casa, pues en vísperas de esta Noche Buena, más tardó el delantero de la Roma en avisar a sus seguidores que iba rumbo a su tierra natal que los ladrones en desvalijar su morada.

Al jugador le pareció un buen detalle subir a esa red social una foto con la que confirmaba que estaba fuera de Italia y que se encontraba en Libreville, la ciudad más importante de Gabón, donde hizo escala con rumbo a Abidjan, la capital de Costa de Marfil.

Pero Gervais Yao Kouassi no se imaginó que era acechado por criminales que aprovecharon la noticia para hurtarle joyas, relojes y aparatos electrónicos con valor de unos 15,000 dólares, publicó La Gazzetta dello Sport.

Desde Libreville, el futbolista marfileño escribió en su cuenta de Twitter: “Bye Libreville!! Bonjour Abidjan”, frase con que, inconscientemente, invitó a malhechores para que lo despojaran de sus pertenencias.

Seguramente Gervinho aprendió la lección y no volverá a repetir éste que ha sido su peor error en la red social de los 140 caracteres.