El presidente chino, Xi Jinping, subrayó la necesidad de continuar los esfuerzos para avanzar en la reforma y el Estado de derecho en 2015 en su mensaje de Año Nuevo pronunciado hoy miércoles, en el que comparó estos dos aspectos con "las dos alas de un pájaro".

El presidente dijo a la audiencia tanto nacional como extranjera que el año pasado fue "inolvidable". Su discurso fue transmitido a través de las emisoras estatales.

"En 2014, seguimos adelante con la reforma, logramos comer muchos huesos duros de roer e introdujimos una serie de medidas de reforma importantes, que estaban estrechamente relacionadas con los intereses de nuestros ciudadanos", afirmó.

"Nos adaptamos a la nueva normalidad del crecimiento económico; promovimos activamente el desarrollo económico y social, y continuamos mejorando la vida del pueblo", dijo.

Xi consideró que los cuadros a todos los niveles habían "hecho su mejor esfuerzo", una frase popular usada por los internautas chinos. "Por supuesto, sin el apoyo del pueblo, no podríamos haber logrado nada. Tengo que mostrarle a nuestro gran pueblo un pulgar hacia arriba", enfatizó, en alusión al emoticono utilizado en redes sociales y sistemas de mensajería instantánea.

En 2015, China continuará la profundización integral de la reforma, en la cual "no hay vuelta atrás", aseguró.

China seguirá impulsando el Estado de derecho para salvaguardar los derechos e intereses del pueblo, garantizar la justicia social y promover desarrollo nacional, añadió Xi.

Debe avanzarse al mismo tiempo en la reforma y en el Estado de derecho para culminar la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada para el año 2020, tal como se ha programado, dijo.