Aunque la cuarta temporada de Homeland ha cautivado a la audiencia, las autoridades paquistaníes se han mostrado indignadas con la imagen que la serie protagonizada por Claire Danes presenta del país, principal escenario de las nuevas tramas.

Rodada en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, la cuarta temporada del aclamado 'thriller' de Showtime presentaba a Carrie Mathison (Claire Danes) trabajando para desentrañar una trama terrorista contra la embajada de los Estados Unidos en Islamabad y en la que estaban involucrados algunos miembros del gobierno de Pakistán y su servicio de inteligencia.

"Difamar un país que ha sido un compañero y aliado cercano de los Estados Unidos hace un flaco favor no sólo a los intereses de seguridad de los Estados Unidos, sino a los ciudadanos de Estados Unidos" ha declarado a 'New York Post' el portavoz de la Embajada de Pakistán Nadeem Hotiana.

Además, otra fuente ha lamentado la imagen tan desgaradable que se da de Islamabad, "una ciudad tranquila y pintoresca con preciosas montañas y exuberante vegetación". Según esta fuente, en Homeland la capital de Pakistán es mostrada como "un infierno sucio y zona de guerra, donde los tiroteos y las bombas se apagan con cadáveres por todas partes. Nada más lejos que la realidad".

Según parece, las autoridades han hecho llegar sus quejas al equipo de producción de la serie, que ya tiene garantizada una quinta temporada en la cadena estaounidense.