Para Carlos Fonseca Terán, hijo del fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Comandante Carlos Fonseca Amador, la toma de la Casa de Chema Castillo en 1974 lo que hizo fue moralizar al pueblo nicaragüense y romper el silencio en que estaba sumida la lucha insurreccional.

Fonseca Terán recuerda que este asalto fue la primera gran acción militar ejecutada por el Frente Sandinista que tuvo éxito, ya que obligó a Somoza a acatar las exigencias de la guerrilla.

A ello hay que sumar que fue la primera vez que el pueblo se manifestó masivamente en respaldo a la lucha rojinegra. Al respecto, Fonseca subraya que hasta esa época el pueblo cifraba sus esperanzas en el Partido Conservador, el cual era la oposición política formal al dictador. No obstante, es enfático en que el Partido Conservador era una oposición servil y pro imperialista que no iba a ser capaz de llegar hasta las últimas consecuencias para derrotar a Somoza.

Para el hijo del fundador del Frente Sandinista, el saqueo efectuado por Somoza luego del terremoto de Managua de 1972 exacerbó la indignación del pueblo.

“El pueblo no tuvo más opción que apoyar la lucha revolucionaria que el Frente Sandinista estaba encabezando, porque se veía que era la única fuerza que de manera consecuente se oponía y luchaba en contra de aquella oprobiosa dictadura”, manifiesta.

Para Fonseca si bien se lograron recursos económicos para continuar la lucha guerrillera, la emisión de los comunicados en cadena nacional y la liberación de importantes cuadros sandinista fueron los logros más importantes, pues facilitó que por primera vez los nicaragüenses tuvieron acceso directo a los planteamientos del Frente.

Recuerda que luego de un período de desgaste, en 1974 el régimen “daba por liquidado" al FSLN.

“Con la acción de la Casa de Chema Castillo se rompe el silencio, y se pasa a una etapa de mayor ofensiva, de mayor visibilidad de la acción guerrillera del Frente Sandinista”, manifiesta Fonseca Terán.

“Por primera vez alguien obligó a Somoza a hacer algo que no quería, y fue humillado públicamente. Además fue algo que moralizó al pueblo, a los sectores más combativos, más luchadores del pueblo”, subraya.

Cabe señalar que entre quienes ejecutaron esta acción guerrillera y los cuadros sandinistas liberados figuran hombres como el ex Jefe del Ejército y actual vice Presidente Omar Halleslevens, y el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra.

Fonseca Terán señala que Daniel es indiscutiblemente una de las figuras revolucionarias que más destaca en la lucha libertaria del pueblo.

“Entre los presos se encontraba nuestro principal dirigente, líder del Frente Sandinista, Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, que sin duda alguna es una de las personalidades más importantes de la historia no solo del Frente Sandinista sino de la lucha del pueblo nicaragüense, solamente comparable con Sandino y Carlos Fonseca”, manifiesta.

El Comando que ejecutó el asalto estaba conformado mayoritariamente por jóvenes que no tenían mucho tiempo perteneciendo a las filas insurreccionales, a diferencia de los que estaban presos, quienes eran cuadros muy importantes de la nomenclatura sandinista. Independiente de ello en los años siguientes muchos de ellos llegarían a ser comandantes guerrilleros ocupando destacados puestos en el gobierno revolucionario, en el Ejército de Nicaragua y en esta segunda etapa de la Revolución Sandinista.