Cuando el 27 de diciembre de 1974 el Comando "Juan José Quezada" realizó el operativo contra la casa del ministro somocista José María Castillo, uno de los hombres en la lista de prisioneros políticos a liberar de las entrañas de la dictadura era el hoy coronel en retiro Lenín Cerna.

Cuarenta años después de aquella gesta, Cerna valora aquella acción como una de las más importantes efectuadas por el Frente Sandinista, ya que ratificó la voluntad del movimiento guerrillero de liberar al pueblo nicaragüense del yugo opresor de Los Somozas.

Recuerda que en aquella época el Frente estaba sometido a una situación compleja, pues no sólo había que luchar en la montaña sino también seguir avanzando más fuertemente en la conciencia del pueblo.

En este sentido, es enfático al expresar que el 27 de diciembre marca un antes y un después en la lucha revolucionaria. Señala que a partir de ese momento la bandera rojinegra del Frente “nunca ha dejado de ondear como una señal de un futuro promisorio, no para los que vivieron en aquel momento sino para el futuro”.

Cerna asegura que cuando estando en la Cárcel Modelo de Tipitapa ellos se dan cuenta del operativo, la tensión alcanza límites indescriptibles debido a que estaban a la merced del enemigo.

Ya en el Aeropuerto, recuerda, el sentimiento fue de alegría, pues la lucha por la libertad de Nicaragua continuaba.

“Había un profundo sentimiento de que la lucha continuaba, que la lucha seguía, que nunca habíamos perdido la fe de que eso iba a ser así”, refiere.

Destaca la figura histórica de Daniel

Un aspecto muy importante del operativo es que entre los presos liberados estaba el Comandante Daniel Ortega Saavedra, miembro de la Dirección Nacional del Frente Sandinista y actualmente Presidente de la República.

Para Cerna eso tiene especial significación, pues Daniel es sin lugar a dudas el fenómeno político más consistente en los últimos 50 años de la historia de Nicaragua.

“Eso es un fenómeno que se va produciendo con el tiempo. Ya ahorita podemos decirlo y la gente lo ve y nuestro pueblo lo ve, que en los 50 años últimos de la historia de este país el fenómeno más consistente (políticamente) y el político más consistente se llama Daniel Ortega. Es imposible de ocultar eso. No hay ninguna figura que se pueda poner a contra luz, no existe. ¿Cuál?”, expresa.

Cerna recuerda que el Comandante Daniel fue sometido a la cárcel, de allí que lo cataloga como un dirigente que “es parte de la expresión sólida de lo que ha sido el sandinismo y lo que será el sandinismo”.

Subraya que con la pérdida electoral de 1990 y luego de 16 años de neoliberalismo, Daniel y el Frente se han vuelto a levantar y continúan caminando hacia el futuro.

“El Frente Sandinista nunca ha dejado de caminar hacia el futuro. No da brincos para atrás ni para los lados, tendrá sus movimientos naturales como la vida misma lo establece, pero nunca hacia atrás, siempre hacia la victoria, a la luz, a lo ideal”, manifiesta.

Para Cerna esa luz a seguir es precisamente la Tierra Prometida que se busca tanto en Nicaragua.

“Cuando hablamos de la Tierra Prometida (...) estamos hablando de pasos que se van logrando. La Tierra Prometida son estas posibilidades que nos da la idea de construir un futuro más Esa es la Tierra Prometida. La Tierra Prometida no es una retórica, es al avance de nuevos espacios donde necesariamente se crearán otras posibilidades”, explica.

Cerna señala que la consecución de los objetivos revolucionarios implica lucha permanente y muchos sacrificios.