Ante esta situación las autoridades del MTI solicitarán los recursos a la Asamblea Nacional, a fin que ese poder del Estado pueda aprobar una reforma presupuestaria, para destinar el dinero que se requiere para rehabilitar los tramos afectados.

Aseguró que los caminos productivos no han sufrido daños y tampoco existe reporte de puentes dañados a consecuencia de las lluvias.

Martínez aseguró que el actual presupuesto del MTI no tiene contemplado una partida presupuestaria para situaciones de emergencia, de ahí radica la solicitud de los 70 millones de córdobas a la Asamblea Nacional.

El funcionario aseguró a los nicaragüenses que con el Gobierno Sandinista ninguna comunidad, municipio o departamento se mantendrá incomunicado a consecuencia de los daños provocados por las lluvias, pues se cuenta con la cooperación de la comunidad internacional y particularmente la del pueblo y Gobierno de Japón, país que aporta ayuda a Nicaragua en el tema de infraestructura de caminos y puentes.

Las lluvias del presente invierno no han provocado grandes afectaciones en el país y los pocos daños que se han dado, se ubican en la zona de San Juan de Limay y Nueva Segovia.

Martínez informó que en San Juan de Limay ya existe comunicación gracias a la rehabilitación de los caminos. Incluso se está estudiando la mejor ruta para construir un puente que mejore la comunicación de las comunidades.

“Una cosa de la que debe estar seguro el pueblo de Nicaragua, es que con este gobierno no van a estar incomunicados. No tenemos recursos o partidas presupuestarias, pero si tenemos los recursos donados por Japón, las maquinas y la voluntad para restablecer la comunicación en cualquier lugar”, aseguró.

Agregó que las carreteras que en los últimos seis años se han venido construyendo no han sufrido afectaciones, dado la calidad con que fueron diseñadas y “no tenemos mayores problemas”.

Indicó que las afectaciones ocurridas en el municipio de La Trinidad, se originan por las abundantes precipitaciones que sobrepasaron las normas históricas y porque decenas de rocas obstruyeron las alcantarillas, ocasionando que el agua pasara por encima de la carretera a gran velocidad, provocando los daños.