Acosta indicó que se pretende consensuar unas reformas tributarias que lleven bienestar a la población.

“El tema central de la reforma tributaria no es la recaudación, es revisar todo los elementos que garanticen que funcione la economía mejor, que no hayan elementos que obstruyan el crecimiento de un sector en beneficio de otro, (el propósito) es darle armonía a la economía del país”, dijo Acosta.

El sector privado a través del presidente del COSEP José Adán Aguerri, se pronunció sobre esta eventual reforma, manifestando que la misma debe ser integral y no meramente recaudatoria, algo que fue aclarado por Acosta.

“Creo que es muy bueno que haya unos ingresos adicionales para llevarle recursos al gasto social, al gasto a la lucha contra la pobreza, recursos más a la educación y salud, pero no es lo importante, pero queremos dejar claro que este gobierno con el sector privado cuando conversamos, el objetivo central es el bienestar de la economía para que impacte en el bienestar social”, subrayó Acosta.

Indicó que en la próxima semana representantes del sector privado y gobierno, iniciaran las discusiones formales sobre el tema, espacio que permitirá el intercambio de las fichas técnicas y propuestas.

Las palabras de Acosta se dieron minutos después de haber concluido un encuentro entre la representante del Banco Mundial en Nicaragua Camille Nuamah y ministros de diferentes carteras del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional.

La reunión sirve para consensuar una estrategia de país sobre los principales programas o proyectos que financiará el Banco Mundial en los próximos tres años, destacando la infraestructura productiva, sector salud y social.

“Es el inicio del dialogo con el Banco Mundial, este año y últimos meses hemos dialogado con toda la cooperación, con el BID, con el FIDA y con el Banco Mundial, porque estamos rediseñando la estrategia de país y la estrategia de la cooperación, por lo tanto estamos identificando donde podemos tener mejor retorno para la población, para el bienestar de los ciudadanos", adujo Acosta.

Señaló que el Gobierno Sandinista prioriza el sector productivo y social, como una fórmula que ha permitido reducir la pobreza extrema en Nicaragua, algo que diversos organismos han coincidido y patentizan como una realidad.

“Estamos viendo infraestructura que es muy importante, el modelo productivo del país a través del MAGFOR, IDR, INTA. También hemos estado revisando el sector social, salud, sector financiero y al final debemos de escoger donde va a llegar más rápido a la población y donde va a tener mejor impacto, por lo tanto en esta discusión estamos poniendo las bases para tener una estrategia del país”, sentenció Acosta.

Nuamah considera que Nicaragua es una prioridad para el Banco Mundial, sobre todo en los sectores que el Gobierno Sandinista ha priorizado, principalmente el fomento a la actividad productiva en el campo y el mejoramiento de las carreteras, el acceso a mejor salud y educación.

Una prioridad en que coinciden el Banco Mundial y el Gobierno Sandinista, es disponer recursos para el combate a la pobreza y extrema pobreza, promoviendo a pequeños productores y ayudarlos a conectarse a la cadena de valor para poder exportar sus alimentos.

La representante del Banco Mundial indicó que este año se tiene una proyección de 65 millones de dólares y otros 40 para el próximo año.

Acosta explicó qel miércoles, que ya existe una cantidad de recursos disponibles de parte del Banco Mundial, cerca de 350 a 400 millones de dólares para utilizarse en los programas fundamentales del Gobierno y que durante el encuentro se están analizando esos sectores donde falta colocar esos recursos como educación, agua en las zonas rurales, titulación y productividad.