Unos 5.000 jóvenes salieron este lunes a las calles de Lima, Perú, para exigir la derogación de la ley de promoción del trabajo juvenil, conocida como la 'Ley Pulpín', que pretende luchar contra el desempleo de los jóvenes. "Sí al trabajo digno, no a la explotación", gritaron los manifestantes.

Al igual que la primera marcha contra la norma, celebrada el pasado 18 de diciembre, esta movilización fue convocada a través de las redes sociales y escoltada por numerosos de agentes policiales, informa 'El Correo'.

Durante la marcha se pudo oír a los manifestantes gritar: "Sí al trabajo digno, no a la explotación", "hay oro, hay cobre, y el pueblo sigue pobre" o "por culpa del gobierno, estamos en la calle".

La iniciativa, promulgada la semana pasada, ha recibido duras críticas. Según detractores, con la nueva medida, los jóvenes trabajadores de entre 18 y 24 años, perderán su derecho a gratificaciones y bonificaciones, tendrán menos vacaciones y dejarán de contar con la denominada 'compensación por tiempo de servicios', uno de los principales beneficios sociales de los trabajadores.

Aunque la protesta celebrada en la capital peruana fue la mayor, también se organizaron concentraciones en ciudades como Cusco, Trujillo y Arequipa.