Asentados a la orilla del Lago Apanás, una de las principales fuentes de generación eléctrica del país, 23 familias de la comunidad San Estaban No. 2, del municipio de Jinotega, durante toda su vida tuvieron que alumbrarse con candiles y candelas debido a la falta de una red eléctrica que les suministrara este vital servicio.

Estos candiles y candelas pasaron a ser objetos del pasado este mes de diciembre, cuando el Gobierno Sandinista, a través de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel), concluyó la instalación de 2.2 kilómetros de red para restituir el derecho a la energía a decenas de niños, mujeres, hombres y ancianos que viven en esta comunidad.

En la obra se invirtieron casi 1 millón de córdobas y constituye un esfuerzo más por llevar la energía a zonas como Jinotega, donde el índice de electrificación aún no llega a los lugares más alejados.

Los habitantes de San Esteban No. 2 señalan que las dificultades que pasaban por falta de electricidad eran muchas. No obstante, destacan que ahora pueden planchar, ver televisión, escuchar música, y no menos importante ver como sus hijos por las noches pueden hacer sus tareas escolares sin estar con el candil o la candela a la par.

“Nos sentimos alegres por tener la energía, porque vivíamos en lo oscuro. Con la luz eléctrica nos sentimos más cómodos”, refiere el señor Antonio Bucardo.

Para estos pobladores la seguridad es otra de las prioridades comunitarias que viene a resolver la energía.

“Usted pone una bujía afuera de la casa y ya detecta todos los alrededores. Antes no, en la puerta de la casa lo podían esperar a uno los ladrones”, manifiesta el agricultor Antonio Cano.

En esta comunidad las principales fuentes de trabajo son la ganadería y la agricultura, de tal manera que las mujeres deben levantarse muy de madrugada para preparar la comida de sus maridos.

“Ahora no gastamos en la candela ni en el diesel, ahora nos alumbramos sin tener problemas en la salud”, subraya Pabla Lidia Lanzas, quien como ama de casa sabe el valor de la luz eléctrica en una vivienda.

El ingeniero Mario Esquivel, expresa que Enatrel este año ha desarrollado 10 proyectos en el municipio de Jinotega, invirtiendo unos 19 millones de córdobas.

Subraya que zonas como San Esteban No. 2, que están alejadas de los centros urbanos, no eran prioridad para los gobiernos anteriores, de allí que eran omitidas al momento de desarrollar proyectos de electrificación.

Prueba de ellos es que el departamento de Jinotega en el 2007 apenas contaba con un 25% de electrificación, pero ya en este año (2014) estamos cerrando con un 50%, explica.

Para los próximos 3 años la meta del Gobierno es llevar la energía a 266 comunidades de este departamento.