Hasta hace pocos meses 110 familias del barrio Rubén Darío, en el Distrito V de Managua, vivían expuestas no solo a que se les fundieran las luces y electrodomésticos sino también a un incendio debido a que las fluctuaciones energéticas generaban continuos cortocircuitos en sus hogares.

Sin embargo, gracias a la inversión de 1 millón 394 mil córdobas por parte de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel), se logró mejorar el servicio y hoy estas familias pueden estar más seguras y tener conectados todos sus electrodomésticos sin miedo a que se les dañen.

“La luz que había antes no levantaba más que una bujía, y si venía fuerte se fundía todo lo que tenía conectado. Ahora gracias a Dios y al Gobierno tenemos una luz estable”, expresó la pobladora Miriam Castro.

La señora Maribel Alemán recordó que no una vez perdió electrodomésticos debido a las bajadas y subidas de voltajes, llegando al punto de que su vivienda estuvo a punto de quemarse por el mal estado de las conexiones.

“Ahora estoy más segura, más tranquila, sin ningún tipo de riesgo”, señaló Alemán.

Durante la inauguración de este proyecto, el Representante de Enatrel, Elí Roque, explicó que solo en Managua la normalización del servicio eléctrico ha llegado a 45 asentamientos, dejando en desuso aquellas telarañas de alambres que tanto ponen en riesgo a las familias.