Unos 300 maestros de educación primaria de todo el país, recibieron la mañana de este sábado su diploma que los reconoce como nuevos educadores nicaragüenses.

La distinción se celebró en la iglesia Santo Domingo. Ahí se recordó el compromiso adquirido por los educadores, que después de tres años de estudios en la Escuela Normal Alesio Blandón han logrado culminar este importante peldaño en sus vidas.

Vanesa Polanco Reyes, proveniente de Boaco, manifestó que haber culminado es algo que la hace sentirse “muy alegre, muy orgullosa porque es algo que he concluido con éxito, algo que yo me había propuesto”.

“Le doy gracias a Dios porque ya con hijos, con mi familia completa logré culminar. Le doy gracias al gobierno también por el apoyo”.

Por su parte, la directora de la escuela normal, compañera Elida Núñez, aseguró que este paso es una ventana al mundo para forjar a los estudiantes en valores.

“Hoy es un día muy especial porque culminan un peldaño más académico. La graduación no es el fin, es el principio de un ciclo. Tres años de sacrificio, perseverancia, compromiso y aprendizaje de nuevas herramientas para seguir formando su vida, apuntando a mejorar la educación”.

Además se otorgó un reconocimiento a los mejores alumnos y docentes de esta promoción.

“El reconocimiento otorgado es por el esfuerzo que los maestros y maestras a diario hacemos en las aulas de clases al profesionalizar a nuestros maestros y maestras que son los que van a hacer que la educación en Nicaragua mejore para las futuras generaciones como son nuestros niños y niñas”.

La profesionalización es una de las mayores preocupaciones del gobierno del presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo.

“Gracias a nuestro gobierno soy una de las beneficiarias con las maestrías que están otorgando en este año 2014 y espero que nos siga brindando ese apoyo incondicional porque este reconocimiento no es solo pro mi labor sino que es mi vida, mi entrega y trabajo”, enfatizó Carla Sosa, docente de inglés de la escuela normal.

Juana Acuña Gonzáles de Ciudad Sandino, indicó que ser parte de los nuevos docentes profesionalizados del país es “algo que me hace sentir orgulloso porque tenemos que ser ejemplo para cumplir con los niños de Nicaragua, con los niños de nuestros municipios”.

La docente de lengua y Literatura y Ciencias Sociales, Ana Rojas, quien se promocionó como una de las mejores alumnas, aseguró que “Entendí que con responsabilidad y el empeño diario uno puede llegar a alcanzar sus metas. Voy más preparada para poder implementar nuevas estrategias aprendidas para que logren dejar una huella en cada niña y niño”.

“Este título es para dar una mejor enseñanza a los niños y niñas que se encuentran en las diferentes aulas de clases”, concluyó Rafael López Rodríguez.